“É chegada a hora de inverter o paradigma: mentes que amam e corações que pensam.” Barbara Meyer.

“Se você é neutro em situações de injustiça, você escolhe o lado opressor.” Desmond Tutu.

“Perdoar não é esquecer, isso é Amnésia. Perdoar é se lembrar sem se ferir e sem sofrer. Isso é cura. Por isso é uma decisão, não um sentimento.” Desconhecido.

“Chorar não significa se arrepender, se arrepender é mudar de Atitude.” Desconhecido.

"A educação e o ensino são as mais poderosas armas que podes usar para mudar o mundo ... se podem aprender a odiar, podem ser ensinadas a amar." (N. Mandela).

"As utopias se tornam realidades a partir do momento em que começam a luta por elas." (Maria Lúcia Karam).


“A verdadeira viagem de descobrimento consiste não em procurar novas terras, mas ver com novos olhos”
Marcel Proust


Pesquisar este blog

sexta-feira, 21 de julho de 2017

La Justicia Restaurativa está en constante evolución

Posted: 21 Jul 2017 12:08 AM PDT
Tras muchos años en la justicia restaurativa de forma teórica y práctica,  he de decir que ha cambiado mi forma de ver o tal vez como dice Howard Zehr, he ido modificando la lente con la que me acerco diariamente a la justicia restaurativa
¿En qué sentido ha cambiado mi forma de ver esta justicia?
En primer lugar, me ha dejado de obsesionar la búsqueda de la evidencia de que esta justicia funciona. Este es un problema que suele presentarse cuando se quiere abrir el “camino” a algo teóricamente nuevo y el caso de la Justicia Restaurativa no es una excepción, sin embargo, si se ha demostrado y hay evidencias de que la Justicia penal tradicional no funciona como debiera y no satisface a los ciudadanos, tenemos que presentar opciones que puedan mejorarla y la justicia restaurativa es esta opción, por eso más que buscar evidencias de su eficacia, habría que darla tiempo, recursos y una buena regulación. De ahí que, aunque los que nos dedicamos a esto, frecuentemente nos vemos agobiados con esta idea, de que hay que demostrar que lo que hacemos es bueno, la realidad es que el día a día va a corroborar la tan “ansiada” evidencia, cuando las personas acudan a la justicia y esta se muestre más cercana y preocupada por cada una de ellas, cuando vean que han dejado de ser un simple número de expediente y sobre todo se den cuenta que su voz es escuchada. 
En segundo lugar, es necesario que no nos quedemos estancados en un concepto de Justicia Restaurativa limitado y estático, como el que tenía cuando empecé y como el que muchos, aún hoy tienen, y se abran a una mentalidad más compleja, lo que implica dejar de pensar en Justicia restaurativa como programas específicos y empezar a verla como lo que es, una filosofía. El verla como simples programas lleva al error muy común y generalizado de creer que la Justicia Restaurativa es mediación penal e incluso algunos llegan a hablar de ambos conceptos como si la mediación fuera lo importante. 

Y esta es la raíz de mi evolución en la forma de ver y entender la Justicia Restaurativa, muy en la línea de lo que dice Lode Walgrave, la Justicia Restaurativa no es un conjunto limitado de acciones o programas sino una opción que puede inspirar los programas e iniciativas y yo añadiría, que también puede inspirar la Justicia Penal para hacerla restaurativa porque como dice el autor, esta justicia es una brújula no un mapa.

Somos muchos los que apostamos por la idea de que la Justicia Restaurativa es un conglomerado de principios, valores y pilares a partir de los cuales se puede construir una justicia penal más humana y centrada en los afectados por el crimen y en la forma de recomponer los lazos quebrados entre los miembros de la comunidad.

Aquí radica la evolución de mi forma de entender la Justicia Restaurativa, lejos de quedarnos obsoletos en los simples encuentros restaurativos, como la mediación penal, creemos que se debe ir un poco más allá e intentar reconstruir una justicia penal con este enfoque restaurativo, que nos permita abordar la dimensión humana, psicológica y moral del delito y no sólo la jurídica. Esta es una forma más amplia y eficaz de entender la Justicia Restaurativa y así la mejor manera de que las personas implicadas en el delito se beneficien de ella. Reducir la Justicia Restaurativa a simples programas como mediación penal, sería tanto como conformarnos con el reintegro cuando nos puede tocar el gordo.

¿Cómo construir una justicia penal restaurativa? Para mí, ambos conceptos no son incompatibles y lejos de entender esta justicia como una alternativa, la veo como un complemento interesante del sistema penal. 

Por eso, partiendo de las afirmaciones y valores y principios de la Justicia Restaurativa es fácil darse cuenta que cualquier actividad dentro de la Justicia penal tradicional que potencie la participación de las víctimas, favorezca la reparación del daño, la asunción de responsabilidad del infractor, escuche a las víctimas y propicie la reintegración de ambos (víctima e infractor) en la sociedad, puede considerarse como una forma de justicia restaurativa o al menos, una manera de construir la justicia penal sobre la base de esta filosofía.

Además como toda filosofía está en constante cambio y lejos de ser algo rígido y tasado (muchos programas restaurativos, como la mediación penal se burocratizan en exceso con protocolos muy estrictos y esto va en contra de la esencia de esta justicia restaurativa), se muestra como un concepto amplio adaptado a cada persona y sus necesidades. Está compuesta por una serie de valores, principios y afirmaciones que convierten esta justicia, como ya he comentado, en una especie de brújula que nos dice qué dirección debemos tomar en cada caso. Estos valores y principios nos indican qué camino tomar, es errónea la idea de crear un programa único con protocolos, tiempos y espacios, rígidos para cada supuesto. Los problemas derivados del delito afectan a las personas, tienen que ver con sus sentimientos y con sus necesidades, no son aspectos matemáticos sino morales, psicológicos y sociales, por eso son los programas concretos de Justicia Restaurativas los que deben adaptarse a las personas y a cada caso y no a la inversa.
Posted: 20 Jul 2017 03:26 PM PDT
Los que me conocéis sabéis que soy muy flexible, en cuanto a la forma de entender la Justicia Restaurativa y su aplicación práctica. Estoy convencida que es un concepto en continua evolución y como tal, las prácticas deben ser innovadoras, eso sí, sin perder la esencia de lo que es Justicia Restaurativa y lo que no es.
Sin embargo, tengo claro que hay que formarse, leer, estar en contacto con la realidad práctica y sobre todo reciclarse, y por eso, me asusta que haya personas que me tachen tanto a mi como algunos colegas de dictadores etc, porque queremos dejar sentadas algunas de   las bases de lo que es la Justicia Restaurativa. ¿Por qué me asusta? Porque son personas que no tienen formación, al menos no en justicia restaurativa, si la tienen en mediación o en otras disciplinas, lo cual,  me parece excelente, pero insisto una vez más Justicia Restaurativa y mediación, no son conceptos equivalentes. Así se dan situaciones paradójicas como el descubrimiento de un manual de las Naciones Unidas, que los que nos dedicamos a la Justicia Restaurativa, hace años que hemos leído incluso cuando no estaba traducido al castellano y tuvimos que hacerlo en ingles. 

Para daros un dato de como está en constante evolución la Justicia Restaurativa, os diré que cada dos años voy a un curso de reciclaje para renovar conocimientos, exacto, hay que renovar conocimientos, pero lo que no puede ser, es que algunos o algunas , piensen que leyendo un libro y sabiendo de otras disciplinas, ya sea mediación, derecho penal...o lo que fuere, uno ya es experto en Justicia Restaurativa. Esto no implica que los demás nos creamos con la verdad absoluta, por supuesto que no, sin embargo, estamos en contacto con la realidad, y con la práctica,  sabemos los beneficios de la Justicia Restaurativa pero también conocemos los perjuicios que se pueden provocan en las personas.
Que alguien que no sabe de Justicia Restaurativa, quiera impartir cursos de Justicia Restaurativa, lo que hace es transmitir conocimientos inadecuados y generar futuros facilitadores, que no tendrán las habilidades necesarias para ayudar a los seres humanos, lo que generará frustración en las personas que acudan a ellos, y conllevará que la opinión pública, cargue contra la Justicia Restaurativa. Este es el problema, y por lo que muchos, nos empeñamos, no en adoctrinar, sino en prevenir y advertir que no todo vale en Justicia Restaurativa. Porque lo que es bueno para las personas, puede convertirse en un arma de doble filo, si no se utiliza bien, lo cual repercutirá negativamente en los que nos dedicamos a ello y en las futuras personas, que necesitan de la Justicia Restaurativa para poder sanar.
Las malas prácticas en justicia restaurativa, generan personas insatisfechas, lo que se traduce en políticos prohibiendo estas prácticas y créanme, si ya de por si es complicado hacer ver las bondades de esta Justicia, se nos pondría cuesta arriba, si empiezan a proliferar malas prácticas en Justicia Restaurativa.

Por eso, recomiendo, que si no se nos quiere escuchar a los que estamos día a día, en contacto con las prácticas restaurativas, al menos escuchen al pionero, al maestro por excelencia, a Howard Zehr, si ya descubrieron algunos libros, será conveniente que descubran a Howard Zehr, o lo redescubran, el maestro es el que nos va a dar las pautas para saber si estamos siendo restaurativos, o hemos perdido la brújula. Si vemos que hemos perdido la brújula o nos ha dejado de funcionar, recomiendo hacer un examen de conciencia y estudiar o renovar nuestras propias ideas sobre qué es  Justicia Restaurativa. Yo en una semana acudiré a mi 5 summer school del Foro Europeo de Justicia Restaurativa ¿Por qué? Porque estoy convencida que para no perder la brújula, de qué es la Justicia Restaurativa, ofrecer buenas prácticas y transmitir correctos conocimientos es esencial estudiar, renovarse y sobre todo saber qué  Justicia Restaurativa, no es la palabra comodín de todo: no es mediación, no es terapia, no es derecho colaborativo, no es neurociencia, no es coaching, ...aunque todas estas figuras pueden ser complementarias a nuestras prácticas y nos pueden servir para nuestra esfera personal, pero no son prácticas restaurativas.

quinta-feira, 20 de julho de 2017

Mejor atención a las víctimas y responsabilización del víctimario

Posted: 19 Jul 2017 11:32 PM PDT
Cuando hablo de Justicia Restaurativa, parto de dos ideas centrales y que tienen que ver directamente con los afectados: la mayor y mejor atención a las víctimas, procurando su reparación y la responsabilización del infractor por su conducta. Estas dos premisas ponen en evidencia el lazo que une a víctima e infractor tras el delito. Aunque puede parecer que no es así, el hecho delictivo, une a los afectados pero en una situación de desequilibrio en favor del infractor. Por eso, en una espiral de beneficios, la responsabilización voluntaria del infractor favorecerá la reparación a la víctima, lo que repercutirá en la sociedad que se sentirá más segura y en el infractor que verá en la reparación una prestación socialmente constructiva, que facilitará su reinserción. Esto se puede lograr a través de un encuentro restaurativo, sin embargo, para que esta posibilidad que claramente tiene una serie de beneficios para los afectados tanto directamente como indirectamente, pueda producirse, los teóricos hablan de requisitos uno de los cuales, es que el infractor reconozca los hechos. Si el proceso restaurativo favorece esta responsabilización, no deja de ser paradójico que como requisito se parta de que esta responsabilización y/o concienciación exista o deba existir, ya en el infractor. Ojalá todo fuera así de sencillo, esto implicaría que no es necesaria ni la Justicia Restaurativa ni los facilitadores pero nadie dijo que esto fuera a resultar fácil, máxime cuando tratamos con seres humanos y con sentimientos, todo ello muy complejo y difícil de gestionar para “tocar” la humanidad, que a veces nos cuesta encontrar, incluso en nosotros mismos.

Por eso, la Justicia Restaurativa, debe regularse con cierta flexibilidad y siempre teniendo en cuenta que se trata de personas y que las circunstancias personales y sociales e incluso psicológicas son determinantes a la hora de valorar su actitud y sus posibilidades dentro de la Justicia Restaurativa. Igual que el delito no impacta de la misma forma en todas las víctimas y algunas necesitaran más tiempo que otras para valorar si creen bueno participar en un proceso restaurativo, a los infractores les puede suceder lo mismo. 

Para algunos infractores, el proceso de asumir su culpa y responsabilización por el delito cometido puede resultar más complicado, deben tener tiempo para encontrar su “camino” restaurativo hacia la transformación, que les haga ver el daño que causaron y el bien que pueden hacer desde ese momento en adelante. Me sorprende que a fecha de hoy, siguen existiendo noticias, que confunden a la gente sobre qué es la Justicia Restaurativa. Unas teóricas expertas, hace unos días salieron en prensa diciendo que la Justicia Restaurativa esta prohibida en España para casos de violencia de género, pero una vez más, debo decir que esto no es así, se prohibe la mediación pero la ley no dice nada de Justicia Restaurativa. Es más, si me apuran habla de mediación pero no prohibe la mediación penal víctima-infractor, esto es una muestra de la confusión que tiene la gente sobre la justicia restaurativa y el culmen, es llamar a la mediación: mediación restaurativa....¿qué es esto, pues nadie sabe? Por eso, se debe regular con flexibilidad pero las personas que se dediquen a esto,deben saber al menos qué es, que implica y tener unas mínimas nociones de cómo se puede ser restaurativo y como no se es, sino el perjuicio será peor que el posible beneficio.

quarta-feira, 19 de julho de 2017

Grande Recife vai ganhar oito novos núcleos de mediação comunitária

Oito núcleos de mediação comunitários serão instalados em seis bairros da Região Metropolitana do Recife (RMR). Para isso, a Secretaria de Justiça e Direitos Humanos (SJDH) firmou nesta terça-feira uma parceria com quatro Organizações Não Governamentais (ONGs). A solenidade aconteceu na sede secretaria executiva, no bairro do Espinheiro.

O objetivo é fortalecer a política de mediação comunitária de conflitos. O grupo que vai atuar nos núcleos também vai participar de curso de formação em Direitos Humanos e Mediação Comunitária. Os núcleos comunitários serão implantados e geridos pelas instituições com o apoio do Governo do Estado. A parceria foi firmada com as instituições: Coletivo Mulher Vida, Grupo Ruas e Praças, Cáritas Brasileira NE2 e Grupo Adolescer, que vão implementar espaços em seis bairros da RMR, de acordo com a área de atuação das ONGs. São eles: Caranguejo Tabaiares, Santo Amaro, Arruda, Fundão, Rio Doce e Ilha de Santana/Jardim Atlântico.

"Os núcleos de mediação de conflitos se configuram como uma importante ferramenta de pacificação de conflitos dentro das comunidades. Ao fortalecer a atuação desses grupos comunitários, os pequenos conflitos podem ser resolvidos ali mesmo, sem a necessidade de judicialização. São pessoas comuns com a sensibilidade e o compromisso de ajudar na redução dos índices de violência dentro dessas comunidades", acrescentou o secretário Executivo de Direitos Humanos, Eduardo Figueiredo.


 
Na solenidade também foi ministrada a Aula Magna que marcou o início do curso de formação em Direitos Humanos e Mediação Comunitária. Com o tema "Cultura de Paz", a palestra foi ministrada pelo professor Marcelo Pelizzoli. Autor de 17 livros publicados, Pelizzoli é coordenador do Espaço de Diálogo e Reparação da Universidade Federal de Pernambuco (UFPE) e membro fundador da Rede Justiça Restaurativa de Pernambuco.

La Justicia debe implicar algo más que hacer cumplir las leyes

Posted: 18 Jul 2017 11:43 PM PDT
Creo que hemos perdido la perspectiva de que la justicia no es hacer cumplir la ley simplemente, esto al fin y al cabo, puede satisfacer al estado, pero no a las víctimas directas o a la comunidad. Realmente la justicia significa hacer frente al daño, y atender a las víctimas. Y aquí radica la diferencia esencial entre la actual justicia y hacia donde aspiramos con la Justicia Restaurativa....a conseguir la sanación de la víctima, dañada por el delito a través de una reparación o compensación voluntaria del infractor, y a su vez lograr la transformación del ofensor, precisamente gracias a este acto voluntario de responsabilización,  en la que decide que es su obligación mitigar el daño que causó a otro ser humano. Es una rueda o círculo de beneficios propios en la que lo importante es la "curación" de las personas que se vieron afectadas por el delito. Si se vulneró una norma o no, resulta secundario, pero no por eso es menos justa sino todo lo contrario, la justicia restaurativa se revela como una justicia más justa, humana y sobre todo una justicia que transforma, fortalece y sana las heridas que el delito ocasiona a la víctima, infractor y a la comunidad.

La Justicia Restaurativa se centra en el daño y en la víctima y es consciente de que son los afectados los que deben tener participación directa y esencial, no en vano, esta justicia reparadora la podemos basar en tres afirmaciones o aseveraciones que reflejan la filosofía de esta justicia y cómo es mucho más que simples encuentros víctima-infractor:
La Justicia Restaurativa se centra en hacer frente a los daños
Busca la responsabilización del infractor
Las personas necesitan implicarse

Para esta Justicia, lo importante es que alguien ha sufrido un daño y es necesario procurar una reparación a la víctima, dando una oportunidad al delincuente para que asuma este comportamiento que ha causado un perjuicio a otra persona y para esto, es esencial la participación de los afectados, así la resolución del caso se hará de acuerdo a las necesidades de los implicados.
La Justicia restaurativa es más flexible, adaptada a cada víctima y a cada caso y sus circunstancias, en la que los afectados directa o indirectamente tendrán voz durante todo el proceso.
Más que una alternativa, se presenta como la justicia que más justa puede ser, ya que informa, escucha y tiene en cuenta a los afectados por el delito, por eso no es descabellado aspirar a una justicia penal con un enfoque restaurativo y más humano que no se deje influir sólo por la rigidez de las leyes y tenga en cuenta a las personas que acuden a la justicia. Porque además,  las partes no son un número de expediente, son seres humanos con necesidades y opiniones que desean y quieren que alguien las escuche, las tome en cuenta y valoren cómo se sienten y cuáles son sus expectativas.

Y es que lo cierto es que la Justicia Restaurativa hace más fácil y llevadero el camino de las víctimas hacia su “recuperación", ayuda a los infractores a reencontrarse con su humanidad olvidada o perdida y fortalece el tejido social al implicar a la comunidad

terça-feira, 18 de julho de 2017

La Justicia Tradicional se olvida de los seres humanos que hay tras el delito

Posted: 17 Jul 2017 10:20 PM PDT
Suele hablarse con frecuencia de que la sociedad en la que vivimos es muy punitiva, que siempre clama por penas más duras, por eso muchos de forma equivoca, piensan que la Justicia Restaurativa tardará años en calar y ser apoyada por el ciudadano de a pie.Sin embargo, me pregunto ¿acaso el estado no utiliza el proceso penal, la justicia y el castigo como una venganza pero que al ser infringida por él , se torna en aparentemente legítima?
Además esta venganza legitima ejercida por el estado y avalada por el sistema, elimina los sentimientos y las emociones del delito, es decir, no tiene en cuenta el aspecto humano del delito. Todo se gestiona por profesionales, y al final el resultado poco o nada tiene que ver con las necesidades de las víctimas o con la posibilidad de que el infractor, asumiendo lo que ha hecho, decida que desea hacer las cosas bien. El sistema retributivo se basa en el principio kantiano de que castigar el mal es un imperativo categórico y las comunidades deben hacer normas claras y hacerlas cumplir. Pero para dejar claro a la comunidad que las conductas delictivas no son toleradas, ¿es necesario expresarlo a través del castigo? O más bien la pregunta sería ¿es útil, eficaz, y produce "sanación"?
Al reducir al mínimo el aspecto emocional y humano del delito, el sistema es frío y burocrático pero en poco o nada se corresponden las expectativas de los afectados con las expectativas del sistema.

A la justicia penal tradicional le interesa que el infractor en ese momento deje de delinquir y sea castigado, no se preocupa por el futuro cuando este infractor cumpla su castigo, ni qué hará durante el tiempo que dure su condena, tampoco se preocupa mucho si asume o no el delito ( tan solo si acepta la condena, aunque solo sea para agilizar los juzgados y lo haga por obtener beneficios jurídicos) En definitiva, una vez que es castigado, prácticamente se olvida de él. 

Pero es que a la Justicia tradicional tampoco le interesa la víctima, puesto que la reparación del daño no es un objetivo central, y al no favorecer la responsabilización del delincuente, pocas veces se cumplirá de forma efectiva esta reparación, y si lo hace será exclusivamente material. Una vez que el infractor es condenado, la víctima deja de interesar, así muchas se sienten "utilizadas" para conseguir un solo una sentencia que castigue al delincuente.

Esta desafección por las personas, que hay tras el delito, me hace reflexionar en el sentido de que el sistema es el que se puede considerar retributivo, y esto se traslada, sin duda a la sociedad porque es lo único que conocen. Pero las víctimas, las que sufrieron el delito no son tan punitivas como podemos pensar, y al contrario de lo que pueda parecer, la Justicia Restaurativa se revela como ideal para poder ayudarlas a afrontar el delito, el trauma y atender sus necesidades. Esta Justicia si, se centra en las personas y en el daño, y en cómo ayudarlas a reconectar con la comunidad, si el delito es grave y el infractor debe recibir una condena, a pesar de esto, se le ayudará  si quiere una oportunidad de hacer las cosas bien. Se le prestará la atención necesaria para que cuando abandone la prisión, sea una persona nueva, y se le ayudará a entender que hasta el más "villano del cuento" puede encontrar su lado humano y cambiar.

segunda-feira, 17 de julho de 2017

Justiça Restaurativa é tema de encontro em Cuiabá

O tema Justiça Restaurativa foi um dos destaques do Encontro Interssetorial do Sistema Socioeducativo de Mato Grosso, realizado no auditório Gervásio Leite, na sede do Tribunal de Justiça (TJMT), nesta sexta-feira (14 de julho). Promovido pela Secretaria de Justiça e Direitos Humanos, três mediadoras do Poder Judiciário do Estado foram convidadas para falar de suas experiências de trabalho e abordaram “Justiça Restaurativa com foco no Sistema Socioeducativo”.
A mediadora do Núcleo Permanente de Métodos Consensuais de Solução de Conflitos (Nupemec), Ana Thereza Pereira Luz, falou sobre a formação e capacitação de equipes técnicas e como se dá essa formação para que os capacitados possam realizar círculos restaurativos dentro do sistema socioeducativo e trabalhar com os menores. “Nessas oportunidades eles recebem teoria vivencial e aprendem como se faz um círculo de construção de paz ou um círculo de resolução de conflitos”.
De acordo com Ana Thereza, os resultados para os que participam dessas técnicas são produtivos porque é feita construção de valores e respeito entre os envolvidos. Ela lembra que em Mato Grosso essa experiência ainda é inicial mas que já foi realizada no Complexo Pomeri.
A “Conscientização e empoderamento das partes para a solução coletiva” foi o tema abordado pela mediadora do TJMT Claudete Pinheiro da Silva Martins, que explicou a importância do trabalho desenvolvido na reconstrução do diálogo, da cultura de paz. Ela compartilhou com os presentes a conscientização de que é possível construir um ambiente melhor para as futuras gerações e que os profissionais dessas áreas têm responsabilidade nisso. “Por isso eventos que tratam de assuntos como este são importantes, porque interagem e integram vários ramos da sociedade em torno de um objetivo comum, que é construir a paz em todos os ambientes em que atuamos”.
Na avaliação da mediadora, a Justiça Restaurativa tem contribuído porque é um método de solução de conflitos, onde o princípio básico é a restauração do diálogo. “A gente percebe na prática que em muitas questões a base dos conflitos é a falta de conversa. E com isso a gente faz o círculo de construção de paz, que é uma das práticas dentro da Justiça Restaurativa, colocando as pessoas em um ambiente seguro para que elas possam dialogar, depositar ali seus interesses com foco no futuro”, comentou.
A mediadora do Centro Judiciário de Solução de Conflitos e Cidadania (Cejusc) da Infância, Roseli Barreto Coelho Saldanha, discorreu sobre a “Implantação de práticas restaurativas nas varas da infância e juventude” e dentro desse tema abordou a mediação: vítima e ofensor e o encontro promovido entre ambos, dando voz para cada um deles. “Nesse tipo de mediação a gente oferece esse apoio, um momento para que eles falem dos seus sentimentos, necessidades e reais interesses para que possam entrar num consenso e se retratar, reparar os danos”.
Segundo Roseli, que também é psicóloga, com essa experiência os resultados obtidos são muito bons, uma vez que quando se empodera as partes acaba-se dando autonomia para que elas sejam donas das decisões que querem tomar. “Os resultados são positivos porque estirpam o conflito, humanizam a relação numa maneira de igualdade, de horizontalidade, deixam de fazer embates para se colocar numa situação de igualdade e de fraternidade. É um ganho para a sociedade, para as famílias, para as pessoas e a gente ensina isso para nossas crianças”, finalizou.
O Encontro Interssetorial do Sistema Socioeducativo de Mato Grosso contou com a participação de diversos profissionais ligados ao setor. Nesta sexta-feira participaram do evento como palestrantes a presidente do Conselho Estadual dos Direitos da Criança e do Adolescente (CEDCA), Cleidi Elaine de Souza; o professor Paulo César Duarte Paes, da Universidade Federal de Mato Grosso do Sul (UFMS), que falou sobre os “Desafios para implementação do Sinase nas medidas socioeducativas de internação e semiliberdade”; a doutora Delma Perpétua de Oliveira, da Universidade Federal de Mato Grosso (UFMT), que encerrará o evento e fará relato de experiências - Rede Intersetorial de Assistência aos adolescentes em conflito com a lei e seus familiares.

La Justicia Restaurativa busca la verdad emocional

Posted: 17 Jul 2017 12:07 AM PDT
Cuando se habla de Justicia Restaurativa, es porque ha habido una serie de daños tras la comisión de un delito, pueden ser más graves o más leves y detrás de estos daños hay personas que sufren, en primer lugar las víctimas directas pero también las indirectas como la comunidad (familiares y allegados) y los propios infractores.
Los procesos restaurativos se centran en buscar la verdad emocional, ¿como el delito impactó en sus vidas? y ¿qué necesitarían para empezar su camino hacia la superación? Generalmente estas preguntas son para las que sufrieron el daño directamente pero los infractores también pueden tener una serie de problemas emocionales, que por una serie de circunstancias, les llevaron a cometer el crimen.
Por eso, la Justicia Restaurativa aborda el delito de una manera global, atendiendo al por qué, incidiendo en el daño causado y mirando hacia el futuro. Los procesos de esta forma se dividirían en cuatro partes importantes:
Contar la historia
Sentimientos hacia lo sucedido
Necesidades
Transformación hacia un futuro mejor
Respecto de las necesidades, los facilitadores de la Justicia Restaurativa deben saber abordar el trauma del delito y los sentimientos que acarrean así como las necesidades que generan estos sentimientos:
Como ejemplo, tras el daño se genera miedo y las víctimas suelen demandar; seguridad ((que el infractor se comprometa a no volver a hacerlo lo cual será más fácil si se facilita su asunción de responsabilidad, precisamente con esta Justicia)
Puede surgir ira, lo que las hará reclamar justicia, y justicia aunque parezca extraño significa para la mayoría, que haya alguien que se responsabilice del daño sufrido, que digan fui yo, fue mi culpa y soy el responsable. El proceso tradicional de justicia penal, rara vez fomenta esta rendición de cuentas del infractor
También se genera en las víctimas, ansiedad, esto las lleva a reclamar respeto y necesitar recuperar el control de su vida que se vio afectado tras sufrir el delito. El empoderamiento y protagonismo de los procesos restaurativos, las hace sentirse dignas de respeto, son escuchadas y sobre todo pueden volver a retomar el control de su vida.
Estos son algunos ejemplos de cómo la Justicia Restaurativa trata de buscar la verdad emocional y transformar los sentimientos negativos en otros positivos.

El trabajo individual con la víctima e infractor antes de una reunión conjunta

Posted: 14 Jul 2017 12:49 AM PDT
Una parte esencial de los procesos restaurativos, cualquiera que sea la herramienta es la preparación individual con cada partes. Con respecto a las víctimas, solemos tener tendencia a pensar que puede ser malo una reunión conjunta, especialmente si es un delito grave, sin embargo, la realidad demuestra que la mayoría de las víctimas que desean participar en un proceso de justicia restaurativa, tienen claro por qué y qué quieren conseguir con ello: algunas ser escuchadas, otras solo decirle al infractor que van a recuperar el control de su vida, otras igual necesitan ver el remordimiento del infractor.....Efectivamente, ahí es donde entra la labor del facilitador o mediador restaurativo, ver qué expectativas tiene la víctima con respecto a la posible reunión cara a cara y valorar si estas se podrían cumplir y si al menos son realistas. Por ejemplo, si la víctima desea solo que la pidan disculpas, habrá que valorar la posible reunión porque el pedir perdón, no es un objetivo real de la justicia restaurativa y es algo personal de cada ser humano, no podemos asegurar que surja o no. Se trabajaría con ellas individualmente para conseguir que sus expectativas se ajusten a lo posible y sobre todo para que entiendan que la Justicia Restaurativa se centra en el diálogo y como conseguir la "curación de sus heridas" y rendición de cuentas del infractor. Otra posibilidad y esto también es una labor restaurativa, es valorar si la víctima necesita ser atendida por otro profesional,  antes de un proceso restaurativo (por ejemplo psicólogo...) y en este caso el mediador o facilitador,  así se lo debería transmitir a las víctimas
Por otro lado, el trabajo individual con el infractor debe estar guiado hacia su responsabilización. El trabajo puede no ser sencillo pero también se puede preparar al infractor antes de la reunión conjunta. La idea sería la distinción entre reconocimiento y responsabilidad.

La responsabilidad del infractor es un componente importante pero no se debe exagerar hasta el punto de exigirla como condición sine quanon para empezar el proceso restaurativo.

La responsabilidad va más allá del reconocimiento de que las decisiones tomadas para cometer el delito eran erróneas y no deberían haber ocurrido. 

Si se fuerza la responsabilización del infractor o se acepta de forma rápida su responsabilización, sin profundizar en los motivos, se corre el riesgo de que esta no sea adoptada por motivos correctos, no siendo probable que haya un cambio favorable y positivo en el infractor.

Por el contrario, si se parte del reconocimiento de que su conducta no ha sido la más adecuada, se puede conseguir un cambio de actitud más positivo. Por eso, partiendo del reconocimiento de que hizo algo mal, se puede conseguir esta asunción de responsabilidad por el daño causado.

Una vez vista que las expectativas de ambos son concordantes a la realidad y lo que se puede conseguir durante el proceso restaurativo, entonces se puede propiciar una reunión conjunta bajo la fórmula elegida( mediación, conferencias, círculos)

sexta-feira, 14 de julho de 2017

Programa Justiça Restaurativa se torna lei em Santos, SP

Modelo de mediação de conflitos é feito por meio do diálogo com todos os envolvidos e a comunidade escolar.


Justiça Restaurativa é implantada nas unidades escolares de Santos (Foto: Francisco Arrais/Prefeitura de Santos)

O programa Justiça Restaurativa deixa de ser apenas uma ação da administração municipal para se tornar uma política pública permanente em Santos, no litoral de São Paulo. O programa está presente em 28 escolas da cidade com o objetivo de solucionar conflitos por meio do diálogo. A Lei 3371 foi publicada no Diário Oficial desta quarta-feira (12).
A Justiça Restaurativa é um modelo de mediação de conflitos por meio do diálogo com todos os envolvidos e a comunidade escolar, baseado na reparação do dano e não na punição.
De acordo com informações da Prefeitura de Santos, a Justiça Restaurativa foi implantada em outubro de 2014, em nove escolas-piloto da Cidade. Porém, já existe há dez anos no Brasil. Hoje, é presente em 28 unidades escolares de Santos, beneficiando 15.614 alunos.
Em agosto de 2016, foi concluída a capacitação de 106 novos facilitadores, que são professores, inspetores de alunos, cozinheiros, entre outros profissionais, aptos a intermediar e prevenir ocorrências (bullying, brigas, problemas familiares, entre outros), por meio do diálogo entre os envolvidos (estudantes, familiares e educadores) em práticas circulares (círculos de paz). Também foram formados 41 multiplicadores do programa, que atuam para difundir a prática e contribuir na formação dos facilitadores.



Justiça Restaurativa torna-se política pública da Administração Municipal

O programa Justiça Restaurativa, modelo de mediação de conflitos por meio do diálogo com todos os envolvidos e a comunidade escolar, baseado na reparação do dano e não na punição, acaba de se tornar uma lei e uma política pública da Administração Municipal.
Com a publicação da Lei 3371 no Diário Oficial desta quarta-feira (12), ela deixa de ser apenas uma ação de governo para se tornar uma política pública permanente.
Existente há dez anos no Brasil, a Justiça Restaurativa iniciou na Cidade em outubro de 2014, em nove escolas-piloto. Hoje inclui 28 unidades, beneficiando 15.614 alunos, com formação de educadores, técnicos do Judiciário e membros da comunidade como facilitadores de práticas restaurativas. Atualmente são 232 agentes de paz.
Em agosto de 2016, foi concluída a capacitação de 106 novos facilitadores, que são professores, inspetores de alunos, cozinheiros, entre outros profissionais, aptos a intermediar e prevenir ocorrências (bullying, brigas, problemas familiares, entre outros), por meio do diálogo entre os envolvidos (estudantes, familiares e educadores) em práticas circulares (círculos de paz).
Também foram formados 41 multiplicadores do programa, entre professores, orientadores pedagógicos, supervisores de ensino, assistentes sociais, psicólogos, conselheiros tutelares, guardas municipais, entre outros. Estes atuam para difundir a prática e contribuir na formação dos facilitadores.

Fases de un proceso de Justicia Restaurativa

Posted: 13 Jul 2017 02:48 AM PDT

CE Pacífico: policiais militares recebem certificados por curso de mediação de conflitos

Ter, 11 de Julho de 2017 14:11
WEB_MVS1617.jpgDentro do campo de ações do Pacto por um Ceará Pacífico, conjunto de projetos do Governo do Ceará voltado à prevenção da violência e redução da criminalidade, está a capacitação policial para novas abordagens nas ruas. A proposta é compartilhar novos saberes, novas visões e novas práticas que tornem a Segurança Pública instrumento propagador de uma cultura de paz. Como parte desta esfera, foram entregues nesta terça-feira (11), em cerimônia realizada no Palácio Iracema, os certificados para os policiais militares e demais agentes de segurança concludentes do curso "Justiça Restaurativa de Mediação de Conflitos: Um Caminho Possível na Construção da Paz".

A série de palestras e oficinas sobre a temática ocorreu durante os meses de agosto e setembro do ano passado. Os participantes foram PMs da primeira Unidade de Segurança Integrada (Uniseg I) - Grande Vicente Pinzon. O curso partiu do objetivo de fortalecer a construção de uma cultura de paz, por meio da reflexão teórica e prática de profissionais da área de segurança. Agora, meses depois, as partes integrantes da iniciativa se reuniram para celebrar os aprendizados e mudanças positivas na rotina de trabalho de profissionais da Polícia Militar.

Vice-governadora e coordenadora estadual do Pacto por um Ceará Pacífico, Izolda Cela participou da entrega dos certificados. Ela destaca que a implementação destes cursos colabora para a polícia resgatar a confiança da população, por meio de mais competência na hora de resolver conflitos interpessoais e assumir sensibilidade diante de problemas sociais dentro da sua localidade de atuação. "O fortalecimento das práticas de mediação, justiça restaurativa e ciclos de construção de paz é uma das frentes que considero mais importante nesta agenda em prol de um Ceará mais pacífico. É uma frente imprescindível. Juntamente com várias instituições do Estado e privadas, que já se dedicam a esse tema, estamos buscando garantir que esse ideal chegue da forma mais vigorosa e ampla possível para a sociedade", afirma Izolda.

Alternativas eficazes

WEB_MVS1651.jpgUma das responsáveis pela organização do curso, a coordenadora de Articulação e Mediação Social do Gabinete da Vice-Governadoria, Cristiane Holanda, ressalta que é trabalhando os princípios da Justiça Restaurativa que é possível chegar a uma polícia mais solidária, apoiadora, responsável por oferecer resgate e interação com a comunidade.

"Mais do que desmilitarizar a polícia, queremos que ela olhe para o cidadão e enxergue a possibilidade dele se tornar um ser humano diferente, entrando numa nova trajetória de vida. Saímos da Justiça punitiva, que é aquela que só quer reprimir, controlar, bater, e infelizmente é o que ainda acontece. E a gente tem também uma Justiça negligente, que é aquela que não tem controle nem apoio. Há também a Justiça permissiva, a de passar a mão na cabeça, também não adequada. Precisamos de uma Justiça Restaurativa. Controle e apoio, para que o jovem saia da situação", explica.

O curso trabalhou, em dez módulos, a apresentação de conhecimentos sobre técnicas de mediação de conflitos, princípios de Justiça Restaurativa, comunicação não-violenta, abordagem de adolescentes, estudos de caso, círculos de construção de paz, dentre outros eixos. Este foi o 7º curso realizado, numa parceria que envolveu Vice-Governadoria do Estado do Ceará, Secretaria de Segurança Pública e Defesa Social (Uniseg I e II), Prefeitura de Fortaleza, Secretaria Municipal da Segurança Cidadã e Guarda Municipal, Ministério Público do Estado do Ceará e Universidade de Fortaleza.

Transformação da segurança

WEB_MVS1571.jpgComandante da Uniseg I, o capitão Messias Mendes afirma que a ideia de envolver a Polícia Militar no curso surgiu a partir de uma percepção da "condição falível" do Direito Penal como única opção para resolver os conflitos urbanos. Para ele, somente com o amadurecimento de profissionais de segurança mais próximos das comunidades e mais sensíveis aos problemas da população é possível avançar no combate à violência no Estado.

"A gente sabe que o Código Penal não consegue atingir o nível de paz que idealizamos enquanto instituição que busca a tranquilidade pública. O Direito Penal muitas vezes potencializa o sentimento de raiva, ódio e vingança pelo outro. Dentro dessa concepção, vislumbrando nos processos alternativos na resolução de conflito, buscamos que o policial consiga oferecer uma negociação entre as partes. Queremos profissionais com essa sensibilidade. Tem sido uma experiência muito exitosa capacitar nosso efetivo para desenvolver essas ferramentas para aplicar nas ruas".

WEB_MVS1575.jpgA diferença na prática diária possibilitada pelo curso trouxe novos ares na rotina da soldado Helen de Oliveira. Ela testemunha que, com os aprendizados sobre mediar conflitos, o trabalho executado na Uniseg I ganhou maior capacidade de resolver problemas e levar mais dias pacíficos à população na Capital. "Como a gente trabalha com o público, esse curso é de grande importância. Nos deparamos diariamente com conflitos e considero importante sabermos a melhor forma de lidar com cada caso, conversando, ajudando a uma pessoa ficar de bem com a outra pessoa, sem provocar mais violência e nem estimulá-la", pontua.

A cerimônia de entrega de certificados reuniu a vice-governadora Izolda Cela, o secretário executivo da Segurança Cidadã de Fortaleza, Paulo Duarte, representantes da Secretaria da Segurança Pública do Estado do Ceará, facilitadores do curso, dentre outras autoridades ligadas a Segurança Pública no Estado.

11.07.2017

Fotos: Marcos Studart / Governo do Ceará

André Victor Rodrigues
Repórter / Célula de Reportagem

Ceará. 

La Justicia Restaurativa ayuda a las personas a recomponer las piezas del "puzzle"

Posted: 13 Jul 2017 12:01 AM PDT
Cuando hablamos de que la Justicia Restaurativa surge por y para las víctimas, o más bien desde el momento que alguien ha sufrido un delito,  es porque no se trata de hacer distinciones con las personas afectadas por el delito. La Justicia Restaurativa, en principio sería aplicable para cualquier víctima que voluntariamente desee participar en el proceso restaurador con independencia de la clase de delito sufrido.Una vez aclarada esta igualdad de todas las víctimas, para acceder a la justicia restaurativa que debería valorarse como regla general, hay que tener en cuenta que igual que todas las personas somos diferentes,también cada víctima lo es. Aunque hubieran sufrido el mismo delito, éste puede impactar y traumatizar más a una víctima y menos a otra, incluso el delito sufrido puede suponer un gran trauma para los allegados de la víctima ( víctimas indirectas) y no serlo tanto para la víctima directa del crimen.En otros casos, pensamos en una víctima de un delito menos grave y podemos caer en el error de pensar que no tiene mayor importancia ni repercusión, algo que no se debe hacer porque estamos valorando el daño sufrido, desde un prisma de no víctima, sin embargo, cuando hablas con la persona te das cuenta que lo que a priori puede parecer un delito muy leve,  sin mucha importancia; a la víctima la ha supuesto un gran trauma y la ha generado ciertos problemas psíquicos, físicos y/o morales.
Por eso, la primera máxima debe ser respeto, respetar al que ha sufrido un delito como persona que merece reconocimiento.

Y es que ayer hablaba con una persona de que para poder ser un buen facilitador de los procesos restaurativos, o mediador penal se debe conocer y estudiar la dinámica del trauma de sufrir un delito. ¿Por qué? Nuestra vida esta  construida a base de pequeñas piezas o aspectos cotidianos, recopilación de historias, experiencias, sentimientos, buenos y malos momentos...son como partes de un puzzle final que es la "historia de nuestra vida". Cada puzzle es diferente al de otra persona. Cuando la víctima sufre un delito, algo se "quiebra" en este puzzle, que la impide ir construyéndole de forma adecuada. O bien una de estas piezas se pierde tras convertirse en víctima o bien la pieza se deteriora tanto que por más que se quiere encajar, resulta imposible. Es entonces cuando la Justicia Restaurativa permite a las víctimas encontrar esta pieza pérdida o repararla,  para así poder continuar construyendo de forma lo más normal posible el puzzle de nuestra historia vital.

Quizá en algunas personas se tarde un poco más y en otras menos, pero  sin duda, la Justicia Restaurativa favorece la  formación de un puzzle más fuerte, más bonito y lucido porque a pesar de las luces y sombras tendrá una historia que contar más positiva y constructiva.

quarta-feira, 12 de julho de 2017

Justicia Restaurativa por Virginia Domingo (12.07)

Posted: 12 Jul 2017 12:01 AM PDT
Todo lo que puede resultar nuevo conlleva riesgos y con la Justicia Restaurativa ocurre lo mismo.Estos riesgos derivan de algo que preocupa a muchos de los que nos dedicamos a ello, que se quiera convertir la Justicia Restaurativa en más de lo mismo, dotándola de la misma burocracia que de por si tiene la Justicia actual Retributiva.
Lo ideal sería ir a mejor y hacer a la inversa : dotar de los valores restaurativos a la actual justicia penal para así conservar la frescura y los beneficios propios de esta justicia, más humana y cercana.Pero existe un riesgo que se relaciona con lo anterior y es el centrar la justicia restaurativa exclusivamente en el infractor, olvidando una vez más y como hace la justicia penal a las verdaderas protagonistas: las víctimas. Suelo leer con frecuencia como se habla de justicia restaurativa como mediación o conciliación para evitar que el infractor entre en prisión. Estas palabras me causaron mucha confusión, no ya porque confunda y mezcle como siempre justicia restaurativa y mediación, sino porque en ningún momento, vi que se tenía en cuenta a las víctimas.
La concepción retributiva ha distanciado al infractor de la víctima, poniendo a esta última como un simple sujeto pasivo dentro de la comunidad. Como dice García-Pablos la víctima debe de ser redescubierta. Ser descubierta como parte fundamental junto al infractor y a los operadores jurídicos y colaborando con la efectividad del sistema de justicia penal. Howard Zehr, uno de los padres de la Justicia Restaurativa establece que la Justicia Restaurativa significa sobre todo y por encima de todo trabajar con las víctimas. Con esto, no hablo de olvidar a los infractores, simplemente estoy consciente de que esta justicia surgió porque ve al delito no como una vulneración de las normas sino más bien como una violación de las relaciones entre los miembros de la comunidad, por eso la justicia restaurativa trata de devolver el protagonismo a los afectados por el crimen, y con ello a las víctimas en primer lugar.

Sin embargo, ayudando a la víctima se ayuda al infractor, en un circulo de beneficios mutuos, porque si el infractor se compromete a reparar el daño a la víctima de forma voluntaria, a través de un proceso restaurativo, será porque ha asumido el delito, ha visto el impacto que el delito ha causado y es más probable que con esta actitud activa y constructiva en favor de las víctimas, decida no volver a delinquir. Con esto, podrá remover el estigma de sentirse delincuente toda la vida y ver que es capaz de hacer cosas bien y que el sistema y la sociedad lo va a mirar con otros ojos. Esto es ver la Justicia Restaurativa de una forma global y completa, teniendo en cuenta que atender y reparar el daño a las víctimas así como escucharlas produce beneficios inmediatos en los infractores y que repercuten también en la comunidad, que se sentirá más segura y será más pacifica.
Posted: 11 Jul 2017 12:41 AM PDT
Hoy quiero recordar los ejes sobre los que funciona la Justicia Restaurativa, o más bien sus características más básicas, y es que la Justicia Restaurativa se centra en :

1- El daño causado y las necesidades que genera este daño

2- Las obligaciones, especialmente la de reparar o compensar este daño

3- La participación de todos los directa e indirectamente implicados.

4- La reintegración de la víctima e infractor

5- Y derivado de la participación: buscar el esfuerzo cooperativo de la comunidad y el estado.

Y concretando estas características se puede decir lo siguiente:

1- La Justicia Restaurativa se centra en el daño sufrido por las víctimas, la comunidad e incluso el posible daño sufrido por el infractor. Por eso es importante valorar el origen y las causas del delito para así generar una “sanación de todos los implicados”.

2- Este daño genera obligaciones. El infractor va a tener una responsabilidad activa, para eso es necesario ayudarlo a que comprenda el hecho, las consecuencias de sus acciones y quiera reparar o compensar el daño. La comunidad tiene una serie de obligaciones sobre todo la de cooperar y participar.

3- La Justicia Restaurativa promueve el compromiso y participación de las partes afectadas, víctima, infractor. La comunidad y familiares deben ejercer un rol importante también. Las víctimas deben ser informadas, escuchadas y facilitarse su participación durante todo el proceso.

4- Precisamente derivada de esta participación, surge la necesidad de reintegrar tanto a víctima como a infractor. A través de la participación activa de ambos, se va a favorecer por un lado que la víctima se sienta escuchada y respetada y pueda quitarse el rol de víctima y con ello volver a la sociedad de la que se aisló por el delito y por otro lado, que el infractor a través de su comportamiento activo y constructivo decida no volver a delinquir, favoreciendo así su reinserción en la comunidad, como un hombre nuevo, sin la losa de ser considerado un delincuente.

5- El sistema penal debe favorecer estos valores restaurativos para lograr una justicia más humana y cercana a las verdaderas necesidades de los afectados

Por eso, una justicia penal con enfoque restaurativo debe atender a las víctimas y sus necesidades, favorecer una asunción de responsabilidad del infractor que le haga querer reparar el daño y necesita una participación de todos, incluidos familiares y allegados (comunidad) para conseguir un efecto sanador más positivo.

Justiça Restaurativa: Marco Teórico, Experiências Brasileiras, Propostas e Direitos Humanos

...

...