“É chegada a hora de inverter o paradigma: mentes que amam e corações que pensam.” Barbara Meyer.

“Se você é neutro em situações de injustiça, você escolhe o lado opressor.” Desmond Tutu.

“Perdoar não é esquecer, isso é Amnésia. Perdoar é se lembrar sem se ferir e sem sofrer. Isso é cura. Por isso é uma decisão, não um sentimento.” Desconhecido.

“Chorar não significa se arrepender, se arrepender é mudar de Atitude.” Desconhecido.

"A educação e o ensino são as mais poderosas armas que podes usar para mudar o mundo ... se podem aprender a odiar, podem ser ensinadas a amar." (N. Mandela).

"As utopias se tornam realidades a partir do momento em que começam a luta por elas." (Maria Lúcia Karam).


“A verdadeira viagem de descobrimento consiste não em procurar novas terras, mas ver com novos olhos”
Marcel Proust


Pesquisar este blog

quarta-feira, 24 de maio de 2017

Justicia Restaurativa por Virginia Domingo

Posted: 24 May 2017 12:07 AM PDT
Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo este gráfico con algunas reflexiones más sobre Justicia Restaurativa, y lo que implica por un lado en el ámbito penal y en por otro, de forma general.

Posted: 23 May 2017 11:21 PM PDT
El propósito de la reflexión de hoy, es hablar de toda clase de víctimas, de todos los seres humanos que han sufrido un daño que según el estado es un delito y por eso, está sancionado por la ley.Cuando  oigo que las “víctimas quieren que se haga justicia”, no puedo dejar de preguntarme varias cosas: ¿por qué parece que castigo, se equipara a hacer justicia?, ambos términos se utilizan de forma intercambiable, muy a menudo, de ahí que cuando se “clama por más justicia”, muchas personas, yo diría la mayoría lo que hace es reclamar más castigo y penas más duras. Es más parece que “justicia” se utiliza eufemísticamente, para referirnos a castigo. Si esto es así: ¿Qué pasa con aquellas personas que han sufrido un delito, pero el delincuente no ha sido capturado o no está identificado?¿Debemos pensar que puesto que no se puede castigar a nadie, no se puede hacer justicia? Esto no debería ser así, ya que no solo sería injusto valga la redundancia, sino que estaríamos abandonando a su suerte a personas que necesitan nuestra ayuda. Si nos centramos exclusivamente en que la justicia está para castigar al infractor, como ocurre generalmente con el sistema tradicional de justicia penal, estamos cubriendo solamente las expectativas de algunas víctimas y de alguna clase de delitos. Pero para otras víctimas, bien porque el delincuente no ha sido capturado, bien porque es desconocido o simplemente porque para superar el delito tienen otras necesidades, hacer justicia significa algo más. 

Con esto no estoy queriendo decir que hay víctimas “malas” (porque su deseo es la venganzas del estado a través del castigo) y víctimas “buenas” (porque necesitan otro tipo de justicia como poder contar su historia), simplemente cada persona es diferente y cada uno de nosotros, afrontamos los problemas de forma distinta. Lo que sí es nuestra obligación es intentar que todas las víctimas, sientan que se ha hecho justicia de la manera que reclaman y esperan, es decir deberíamos poder ofrecerlas una respuesta al delito de forma personalizada. Es más creo firmemente que tenemos una imagen de las víctimas que no es la real, frecuentemente pensamos que son vengativas pero esto no suele tener reflejo en la realidad, ya que la mayoría de las veces los que nunca hemos sido víctimas, somos mucho más punitivos.
Aquí es donde la Justicia Restaurativa juega un papel importante, porque lejos de lo que algunos creen al relacionarla exclusivamente con encuentros entre víctima e infractor, esta justicia es mucho más. Va más allá, y es un instrumento muy significativo para ayudar a las personas que sufren un delito a superar este trauma y a despojarse del rol de víctima. Porque para que una víctima pueda iniciar su camino hacia la recuperación, necesita dejar de sentirse víctima, y esto se consigue de una manera más adecuada, si la damos la posibilidad de hablar y expresarse y además propiciamos que obtenga una reparación o compensación por el daño que ha sufrido. Para todo esto, es imprescindible atender las necesidades de todas las víctimas, con independencia de que si el infractor es capturado, sea sometido a un juicio.
Desde que las victimas sufren un daño, sea moral o material, se generan en ellas sentimientos de miedo, ira, ansiedad y aislamiento y para mitigar estos sentimientos las víctimas deben transformarlos en otros más constructivos, como seguridad, justicia, control y respeto. De ahí, que la justicia restaurativa atienda mejor estas necesidades y lejos de reclamar exclusivamente el castigo, lo que proclama de forma prioritaria, es que las víctimas sean respetadas y consideradas durante todo el proceso y por eso haya que darlas “voz”.
Nuestra obsesión por buscar penas más duras como si fuera la única solución posible, nos hace olvidarnos de otras víctimas, y un olvido así supone algo muy grave. Por ejemplo, la ley de protección integral contra la violencia de género se hizo en teoría para frenar esta clase de delitos, sin embargo tras años de su vigencia, penas más duras, casi discriminatorias para el sexo masculino, no ha disminuido las muertes, lo que sí ha ocurrido es que por centrarnos , casi obsesivamente en este endurecimiento de las penas, en la llamada tolerancia cero, nos hemos olvidado de las víctimas más vulnerables: los niños, los menores que viven en ese entorno hostil y de maltrato.
Digo yo ¿no será la obsesión por el castigo lo que nos hace olvidar la esencia de lo que es justicia: atender a las víctimas?
Creo verdaderamente que sí, que nos está ocurriendo y realmente no puedo entender este afán de asociar justicia con castigo. Ante la imposibilidad de encontrar una respuesta clara, he llegado a la conclusión que esta equiparación de términos se hace por el ciudadano ante un sentimiento de desesperación, impotencia, consternación e insatisfacción generalizada pues cuando acuden al juzgado, lo único que se les ofrece es el sistema actual centrado en el castigo, en la figura del infractor. Quizá si pusiéramos ante sus ojos un abanico de posibilidades, personalizado y adecuado a cada una de ellas, muchas dejarían de clamar por más castigo y se centrarían en lo que más las puede interesar, más reparación y respeto hacia su persona.
Otra pregunta sin respuesta para mí, es ¿por qué los estados insisten en gastar millones en más cárceles y más represión? ¿No sería más viable y menos costoso, invertir en servicios de Justicia Restaurativa y en propiciar más atención a las víctimas y más reinserción en delincuentes? Por supuesto que esto sería más barato y más eficaz y generaría un sentimiento de más satisfacción en la comunidad. El problema puede ser que el estado igual tampoco está preparado para esta justicia ya que a la hora de ofrecer estos servicios de Justicia Restaurativa, no se puede hacer distinciones entre unas víctimas y otras, como si unas fueran más dignas de respeto que otras, ya que con independencia del delito que ha sufrido (ya sea terrorismo, robo, violación o cualquier otra de menor importancia) todas merecen que sus necesidades sean atendidas.

Sería interesante que el sistema penal evolucionara y se adecuara a los nuevos tiempos, igual que se lleva siglos haciendo en otros ámbitos y aspectos de nuestra vida cotidiana. Este estancamiento no es bueno porque no genera sino más víctimas, y lo que la sociedad, necesita es ciudadanos satisfechos y recuperados y sobre todo más infractores rehabilitados, lo que hace comunidades más seguras

Posted: 23 May 2017 04:53 AM PDT

Siempre recomendaré leer a Howard Zehr, para todo el que quiera acercarse a qué es la Justicia Restaurativa, o más bien hacerse una primera idea del alcance de esta Justicia
Posted: 23 May 2017 12:53 AM PDT
Justicia Restaurativa no es mediación, no lo digo yo, lo dice el "abuelo de la Justicia Restaurativa" y sin embargo, es terrible ver cómo mediadores, sin formación alguna en Justicia Restaurativa, tratan de pasarse al campo que está de moda, la Justicia Restaurativa. 
Si eres mediadora, no sabes de Justicia Restaurativa, y te preguntan qué es esta Justicia; normal que pase lo que pasa, que se conteste (sacado de una entrevista a una mediadora) "la mediación se puede dar en muchos ámbitos y uno de ellos es la penal". Luego por supuesto, que ha oído campanas y habla de justicia restaurativa, y retributiva, del que la hace la paga etc....pero no se puede definir justicia restaurativa como mediación, y no se puede dar ejemplo, de algo de lo que no se sabe. 
Realmente, es un problema que a la reunión víctima -infractor, se la haya llamado mediación penal, puesto que lo que ha ocurrido es que se han acabado confundiendo conceptos y trasmitiendo ideas erróneas.  Se podría dar alguna definición de Justicia Restaurativa, o lo que es mejor hablar de principios y valores, o definirla por sus características básicas pero comenzar hablando de mediación, es no sólo terrible sino un perjuicio para los que día tras día, intentamos transmitir qué es.  Esto todavía, causa más pavor, si se hace en una entrevista y con ocasión de un congreso que organizan profesores de Universidades, abanderados de la mediación, que no de la Justicia Restaurativa, qué gran refrán es el que dice zapatero a tus zapatos.
Esto se soluciona leyendo a Howard Zehr, al menos para que no te pongan en un apuro preguntándote que es Justicia Restaurativa, pero el problema ya lo aventuró el maestro Zehr, qué complicado es transmitir la Justicia Restaurativa a un mediador....CAMBIO DE LENTES
Posted: 23 May 2017 12:12 AM PDT
Siempre he pensado que el cine es una fuente de cultura y aprecio que sirve para mostrar valores y enseñanzas, que muchas veces de otra forma, no somos capaces de comprender, y así, ha sido cuando hace unos meses vi,  la película de dibujos animados: "como entrenar a tu dragón".
Es curioso como lo que nos cuesta ver en la vida real, no es tan difícil de comprender cuando nos metemos en una película, máxime si es de dibujos animados. Está película empieza con la lucha que tienen los habitantes de una aldea contra los dragones, los dragones son malos y según los habitantes de la aldea, hay que matarlos.Pues bien, en el momento en el que el protagonista tiene la oportunidad de matar a un dragón que ha cazado, no puede y lo libera. Desde ese momento, se da cuenta que los dragones, no son tan malvados como ellos pensaban y que podrían convivir sin problemas. Pasan más cosas en la película, pero en lo que toca al tema de justicia restaurativa, es suficiente, agregaré lo que dice el protagonista, cuando le preguntan por qué no pudo matar al dragón. El chico dice que no pudo porque vio que tenía tanto miedo como él, y cuando fue a hacerlo, se vio reflejado en él. Muchas veces he dicho que los procesos restaurativos ayudan a las personas a reconectar con su humanidad perdida u olvidada. 
Si a una persona que ha cometido un hecho delictivo, la etiquetamos de delincuente, se lo recordamos un día tras otro, la aislamos, y marcamos a "fuego" que es malvado, acabará creyéndoselo y adoptando su papel de ser malvado, sin humanidad, que tiene que hacer daño. En la película, este papel lo adoptaban los dragones que parecían malvados y feroces, sin embargo, bastó solo que el protagonista en un acto de empatía, no lo matara para que el dragón recordara que no tenía por qué matar al humano.
Puede parecer una bobada pero así es, los procesos restaurativos dan una oportunidad a víctima, infractor y a la comunidad, de reencontrarse con esa humanidad que hemos perdido u olvidado. El victimario se da cuenta que ha dañado a otro ser humano, ve y escucha el impacto que su acción ha tenido, en otra persona y esto le hará no querer volver a repetirlo, no por temor al castigo sino porque ha descubierto que no quiere dañar a otro ser humano, además los procesos restaurativos le dan la oportunidad de hacer lo correcto, no lo castigan y aislan, sino que le dicen, que si quiere hacer lo correcto, va a ser mirado por lo bueno que haga desde ese momento en adelante. Les permite quitarse el rol de delincuente y se les trata como seres humanos, esto produce en muchos este punto de inflexión de no querer volver a delinquir. 

La víctima descubre que el infractor no es un monstruo sin escrúpulos, se da cuenta que es un ser humano con lo que ello conlleva, pero además los procesos restaurativos también recuerdan a la víctima su humanidad, y la devuelven precisamente la confianza en el ser humano. Pueden hacer cosas malas pero también son capaces de darse cuenta de ello e intentar enmendar o reparar el daño. Esto se pudo ver en la película,  una vez que los humanos de la aldea, se dan cuenta que los dragones no son los monstruos que creían, pudieron recuperar la paz y empezaron a confiar en ellos. Esto es lo bueno de la Justicia Restaurativa, que propicia un fortalecimiento de los lazos sociales, no excluye sino que es integradora, favorece que recordemos la humanidad y los sentimientos que llevamos dentro y que a veces perdemos como la empatía, y dan una oportunidad de hacer lo correcto para poder pasar página, y empezar a redactar una nueva historia, ni mejor, ni peor pero una nueva historia, que a buen seguro habrá generado lazos más "fuertes".
Ojalá todos nos podamos ver reflejados en los demás, igual que dice el protagonista en la película,  esto significará que estamos empezando a ser más restaurativos.

 Justicia Restaurativa por Virginia Domingo. 23 e 24 de maio de 2017.

Nenhum comentário:

Justiça Restaurativa: Marco Teórico, Experiências Brasileiras, Propostas e Direitos Humanos

...

...