“É chegada a hora de inverter o paradigma: mentes que amam e corações que pensam.” Barbara Meyer.

“Se você é neutro em situações de injustiça, você escolhe o lado opressor.” Desmond Tutu.

“Perdoar não é esquecer, isso é Amnésia. Perdoar é se lembrar sem se ferir e sem sofrer. Isso é cura. Por isso é uma decisão, não um sentimento.” Desconhecido.

“Chorar não significa se arrepender, se arrepender é mudar de Atitude.” Desconhecido.

"A educação e o ensino são as mais poderosas armas que podes usar para mudar o mundo ... se podem aprender a odiar, podem ser ensinadas a amar." (N. Mandela).

"As utopias se tornam realidades a partir do momento em que começam a luta por elas." (Maria Lúcia Karam).


“A verdadeira viagem de descobrimento consiste não em procurar novas terras, mas ver com novos olhos”
Marcel Proust


Pesquisar este blog

terça-feira, 18 de outubro de 2016

El riesgo de pervertir los beneficios de la Justicia Restaurativa

Posted: 17 Oct 2016 11:23 PM PDT
La Justicia Restaurativa surgió o más bien resurgió en el ámbito penal, para renovar el enfoque con el que se gestiona el delito, o más bien ofrecer un plus en la forma de abordar el delito. Bajo mi perspectiva, lo que trata de hacer es ir un poco más allá del sistema penal, y tratar el aspecto emocional del delito.
Precisamente por esto, y para entender la Justicia Restaurativa, hay que cambiar el lente con la que la vamos a mirar, no es posible continuar con la mentalidad retributiva y del proceso penal y querer  hacer ver, qué se entiende la justicia restaurativa.
La Justicia Restaurativa, propicia procesos restaurativos en los que se da la oportunidad a la víctima de contar su historia, ser escuchada con respeto, sentir que es comprendida y arropada y si quiere y es posible, puede encontrarse con el infractor, bien a cara a cara o bien indirectamente. Además al infractor se le da la oportunidad de aceptar su responsabilidad y de hacer lo correcto, todo ello con la participación de la comunidad.
Por eso a pesar de que para muchos toda la justicia restaurativa se reduce a la mediación penal, no solo no es así, sino que la mediación penal es una herramienta solo parcialmente restaurativa porque deja fuera a la comunidad, a otros afectados de forma indirecta por el delito.

Dicho esto, estoy encantada con que los jueces apoyen la implementación de la Justicia Restaurativa, pero que la apoyen nada más, esto es un proceso de cooperación y necesitamos que los operadores jurídicos conozcan la justicia restaurativa, y la apoyen pero lo que está pasando es muy grave, en lugar de apoyarla se la quieren apropiar, o al menos quieren que quede bajo su dominio. ¿Por qué digo esto? Porque una vez más el órgano de gobierno de los jueces, como si del proceso penal se tratara, ha reeditado unos protocolos en mediación en diferentes ámbitos, claro, incluyendo la penal. En la parte que conozco más, la penal, puedo decirles que la Justicia Restaurativa y sus diferentes herramientas como la penal, tienen una característica propia que la hace más humana, su flexibilidad y capacidad para adaptarse a cada caso concreto, esto es lo que decía al empezar; esta flexibilidad nos permite abordar el aspecto emocional del delito y del caso concreto porque aunque sea el mismo delito, el aspecto emocional es distinto porque cada víctima y cada infractor son diferentes. Entonces, no entiendo, como si saben en qué consiste los procesos restaurativos, se empeñan en burocratizar, protocolizar y unificar cómo debemos realizar nuestro trabajo. No deja de ser una paradoja que sean protocolos hechos por jueces y para los que sabemos lo que hacemos, porque somos los que nos dedicamos a ello. Esto es igual, que si nos dicen a los facilitadores que elaboremos a partir de ahora los contenidos de los códigos penales y los procesos penales ante los tribunales, estoy convencida que ellos no querrían y que no estarían de acuerdo con nosotros. Entonces ¿por qué tratar de imponer guias o procesos para que nos ciñamos a ello cuando han sido elaborados por jueces y con una mentalidad igual que la de la justicia tradicional?. A nadie escapa que como esto siga así, se va a frustrar todos los beneficios y las posibilidades de esta justicia restaurativa e incluso de la mediación, porque siendo realistas la mediación también tiene esta flexibilidad ,en su esencia. 
Muchos podréis pensar pero si son jueces pro mediación, serán protocolos abiertos, pues al menos en el ámbito penal no, no pueden decir que son pro mediación y por ejemplo, poner limites temporales, como si de un proceso penal se tratara, para comenzar una mediación penal. La víctima es un ser humano, y como tal y si entendemos realmente que es la justicia restaurativa, va a necesitar tiempo para decidir si quiere o no participar en  un proceso restaurativo, dos meses, tres meses....pero quién ha medido el tiempo que una víctima necesita para decidir, puede que la mayoría con tres meses sea suficiente pero ¿y si una víctima necesita más?. Si son procesos más humanos y cercanos a las partes, no podemos dejarnos uniformizar por unos protocolos hecho por jueces y con la  mentalidad de juez. Lo siento es así, y ellos mismos saben que no es la forma de actuar, pero pareciera que todo quieren que pase por su control y tienen miedo a que se les escape de las manos.  Y por supuesto, aprecio el mismo problema de siempre, mediación penal como si de cualquier otra mediación se tratara, solo para delitos leves, claro los que ellos opinan que son mejores y para agilizar la justicia. Si realmente opinan que esto es todo lo que puede dar de si la justicia restaurativa, entonces me están dando la razón y es obvio que su visión tradicional de la justicia, no ha cambiado simplemente se han adaptado a las nuevas "modas". Todavía no se han dado cuenta que hay vida más allá de la mediación penal, que la justicia restaurativa provee otras respuestas restaurativas además de la mediación, que si es viable para delitos leves mucho más para los graves, que en muchas ocasiones no solo no agiliza el juzgados sino que son procesos complejos que llevan tiempo, pero que todo esto no importa, porque la víctima se siente más satisfecha, el infractor asume su responsabilidad y si es posible otros afectados por el impacto del delito, también tienen participación y voz. 
Lo intentamos en el Estatuto de la víctima, intentamos que se superara el concepto de mediación y lo conseguimos a medias, sin embargo, debemos seguir luchando porque el monopolio de la justicia restaurativa, no revierta en los operadores jurídicos porque sino va a acabar siendo una justicia tradicional retributiva encubierta. En todo caso el monopolio de esta justicia lo tienen los realmente afectados por el delito.  A mi estos protocolos o guias no me suponen nada, porque igual que no controlamos a los jueces su capacidad y aptitudes, nosotros los facilitadores estamos formados y de hecho seguimos haciéndolo para ofrecer a las personas afectadas por el delito, la mejor forma de abordar el daños sufrido con un enfoque restaurativo. El día que entiendan que es el enfoque restaurativo dejaran de querer llevar la voz en la mediación y en la justicia restaurativa y se darán cuenta que necesitamos colaboración y cooperación, no supervisión. Pero quizá no es culpa de ellos, porque pareciera que somos nosotros los que nos empeñamos en no darnos nuestro lugar. Soy facilitadora de justicia restaurativa y mi supervisión nace de mi formación y de las personas que acuden a nosotros y salen satisfechas.

Nenhum comentário:

Justiça Restaurativa: Marco Teórico, Experiências Brasileiras, Propostas e Direitos Humanos

...

...