“É chegada a hora de inverter o paradigma: mentes que amam e corações que pensam.” Barbara Meyer.

“Se você é neutro em situações de injustiça, você escolhe o lado opressor.” Desmond Tutu.

“Perdoar não é esquecer, isso é Amnésia. Perdoar é se lembrar sem se ferir e sem sofrer. Isso é cura. Por isso é uma decisão, não um sentimento.” Desconhecido.

“Chorar não significa se arrepender, se arrepender é mudar de Atitude.” Desconhecido.

"A educação e o ensino são as mais poderosas armas que podes usar para mudar o mundo ... se podem aprender a odiar, podem ser ensinadas a amar." (N. Mandela).

"As utopias se tornam realidades a partir do momento em que começam a luta por elas." (Maria Lúcia Karam).


“A verdadeira viagem de descobrimento consiste não em procurar novas terras, mas ver com novos olhos”
Marcel Proust


Pesquisar este blog

quarta-feira, 31 de agosto de 2016

UEPG abre jornada sobre Justiça Restaurativa

A jornada abre na quarta-feira (31) e encerra na sexta-feira (02 de setembro) e visa divulgar e produzir conhecimento sobre as práticas de justiça restaurativa


por Marilia Woiciechowski

A conferência “Justiça Restaurativa no Brasil” abre a programação da I Jornada de Estudos e Pesquisas sobre Justiça Restaurativa, na quarta-feira (31 de agosto), numa promoção do programa de Pós Graduação em Ciências Sociais Aplicadas da UEPG. O tema será apresentado por Daniel Achutti, da Unilasalle (RS). Resultado das atividades desenvolvidas pelo grupo de estudos em justiça restaurativa do programa (mestrado e doutorado), a jornada visa divulgar e produzir conhecimento sobre o assunto, reunindo estudiosos e profissionais das áreas de Educação, Psicologia, Direito e Serviço Social que pesquisam e trabalham com as práticas de justiça restaurativa.
A literatura disponível na área já aponta experiências exitosas no Brasil, nas áreas da socioeducação, família, escola e comunidades, sendo o evento uma oportunidade de socialização, segundo a professora doutora Dirceia Moreira, da coordenação do evento que prossegue até 02 de setembro (sexta-feira). Na quinta-feira (01 de setembro), das 8h30 às 11h30, o programa inicia com a palestra “Justiça restaurativa: teoria e prática”, a ser proferida por Neemias Moretti Prudente (EMAP – PUC/PR e IPE).
O dia traz ainda oficina “Justiça Restaurativa em Ponta Grossa/PR com a presença da professora Glaucia Mayara Niedemeyer Orth e CEJUSC e apresentação de trabalhos (14h às 16h30). Para a noite, está programada a mesa redonda: Mesa redonda: Adolescentes em conflito com a lei, responsabilização e Justiça Restaurativa (19h), com a presença de Adriana Padua Borghi, mestre em Direito, Filosofia do Direito e do Estado pela PUC/SP; psicóloga Aline Pedrosa Fioravante (Especialista, analista judiciária no Tribunal de Justiça do Paraná) e Patrícia Melhem Rosas, na coordenação da mesa.
Temas do Encerramento
A jornada encerra na sexta-feira (02 de setembro) com a mesa redonda “Socioeducação e Justiça Restaurativa” com palestra proferida por Beatriz Gershenson (PUC/RS) e participação de Dirceira Moreira (UEPG), na coordenação da mesa; apresentação de trabalhos; e com a palestra “Justiça Restaurativa: um olhar a partir da comunidade” por Martina Maria Eudosia González Garcia – Educadora em Justiça Restaurativa, Centro de Direitos Humanos e Educação Popular de Campo Limpo - CDHEP/SP.
O espaço de apresentação de trabalhos do evento discute eixos, como Estado e Políticas Públicas e sua Relação com a Justiça Restaurativa; Escola, Comunidade e Cultura da Paz; Direitos Humanos e Justiça Restaurativa; Justiça Restaurativa, Família e Adolescência; e Justiça Restaurativa e Violência Doméstica. A realização da jornada conta com o apoio da Fundação Araucária, Justiça Restaurativa – Tribunal de Justiça do Paraná, e Faculdade Campo Real.
Para mais informações sobre a programação da Jornada de Estudos e Pesquisas sobre Justiça Restaurativa, os interessados devem acessar o endereço http://pitangui.uepg.br/eventos/justicarestaurativa/programacao.php. 

terça-feira, 30 de agosto de 2016

Grupo vai estudar a implantação de Justiça Restaurativa em Americana

Juiz da Vara do Júri, das Execuções Criminais e da Infância e da Juventude de Americana, Gerdinaldo Quichaba Costa criou, dia 18, um Grupo de Estudos e de Trabalho para a implantação da Justiça Restaurativa e Práticas Restaurativas em Americana.
De acordo com o juiz Asiel Henrique de Sousa, do Tribunal de Justiça do Distrito Federal e dos Territórios, a Justiça Restaurativa "se trata de um processo colaborativo voltado para resolução de um conflito caracterizado como crime, que envolve a participação maior do infrator e da vítima" e "a mediação vítima-ofensor consiste basicamente em colocá-los em um mesmo ambiente guardado de segurança jurídica e física, com o objetivo de que se busque ali acordo que implique a resolução de outras dimensões do problema que não apenas a punição, como, por exemplo, a reparação de danos emocionais".

Somos seres emocionales, y la justicia restaurativa lo tiene en cuenta

Posted: 30 Aug 2016 12:02 AM PDT

A pesar de lo que se pueda decir, que somos seres racionales, nuestras acciones en general, no se basan en algo racional, somos mezcla de emociones, intuición y lógica. Por eso, el aspecto emocional no se puede dejar de lado en nuestra vida diaria, y por ende, ni mucho menos cuando se comete un delito. Entiendo que debe existir el derecho y los sistemas legales, no obvio la importancia del derecho penal pero si creo que abandona el aspecto emocional y lo sustituye estrictamente por el aspecto legal. Como individuos que somos estamos interconectados con los demás, vivimos en comunidad y esto hace que debamos asumir ciertas responsabilidades, un de ellas es la de el que hace algo mal, debe enmendarlo e intentar hacer lo correcto.Y en esto la Justicia penal no debiera ser diferente, sin embargo muchos sistemas penales están basados o más bien enfocados en los derechos y no en las responsabilidades, un ejemplo claro es que para el sistema penal no importa si el infractor es culpable o no, le dará toda un serie de derechos que disminuyen el posible espacio para la responsabilización por el  delito. 
Además la víctima va a ser considerada un mero "cebo" para intentar conseguir que el infractor sea castigado, no importa realmente su dolor, tan solo para convertirlo en responsabilidad civil, pero lo que importa es su testimonio y que tenga la validez necesaria para condenar al infractor. Las emociones quedan fuera, debe relatar lo sucedido simplemente reduciendo su declaración a lo acontencido. 

Frente a esto, la Justicia Restaurativa se presenta como un proceso más simple y humano, tiene en cuenta la importancia de las emociones y pone en el centro a las víctimas, sin olvidar que el hecho delictivo también afecta a los infractores y a la comunidad en general.

Esta Justicia crea un espacio, como decía ayer, más sincero de rendición de cuentas y responsabilización. Mientras que para el sistema legal, la rendición de cuentas es asegurar que el infractor será castigado, para la Justicia Restaurativa, esta asunción de responsabilidad implica alentar a los infractores para que entiendan que el daño es la consecuencia de su comportamiento.

Y en este proceso es esencial la participación de la víctima, siempre que ésta quiera y lo desee, dará igual si ha sufrido un delito grave o más leve, la idea es que el protagonismo de la víctima sea esencial así como el reconocimiento del daño que ha sufrido y su capacidad para participar y tomar decisiones importantes sobre un hecho que la ha afectado tan directamente como es el delito. Esto se puede hacer en contra de los que algunos opinan, de forma complementaria al sistema penal, precisamente para dotar de más humanidad sus rígidos protocolos

segunda-feira, 29 de agosto de 2016

La Justicia Restaurativa no es una justicia "blanda"

Posted: 28 Aug 2016 11:32 PM PDT
Siempre he creído que la Justicia Restaurativa surgió por y para las víctimas, ¿por qué? porque aunque a muchos juristas les pueda resultar extraño, desde que se comete un delito hay una persona o varias que sufren las consecuencias de este hecho y el daño, son ellas las protagonistas. Esto es lo esencial; que además se haya infringido una norma creada por el estado y escrita en alguna código,esto es secundario.
Esta Justicia se centra en las víctimas y en cómo ayudarlas. Sin embargo, siempre existe debate entre los que nos dedicamos a esto, sobre si verdaderamente esta justicia está centrada en el infractor o en la víctima. Esta discusión me sigue pareciendo aún hoy carente de sentido y eso que surgen dudas entre los que se acercan a esta Justicia Restaurativa, sin conocer sus orígenes y el por qué. El otro día dando una charla en otra ciudad para personas que no conocían qué es esta Justicia Restaurativa, observé que además de que todavía hoy existe un gran desconocimiento de que supone e implica esta justicia, una persona me dijo que parecería que estamos justificando a los infractores.
Es curioso esta sensación de que queremos ser "blandos" con los infractores cuando realmente es casi todo lo contrario. Mientras la Justicia tradicional da toda clase de "armas" al infractor para eludir su responsabilidad, y justificarse, con la Justicia Restaurativa lo que se hace es hacer que el victimario vea que su delito tuvo repercusiones, que no lo justifique y vea al ser humano que hay detrás, de la víctima. Y sobre todo, se le da una oportunidad de hacer lo correcto, de enmendar su error y no porque es un castigo y no le queda más remedio que acatarlo, sino porque ha visto que es algo lógico y normal. Por eso, no se justifica al infractor, lo que pasa es que somos duros con el delito pero no con la persona que hay detrás de la etiqueta de infractor, le damos una oportunidad.


Dicho esto, sigo pensando que la Justicia Restaurativa surgió para ayudar a las víctimas, en primer lugar pero ayudando a las víctimas, también vamos a hacerlo con los infractores y de paso, con toda la sociedad en conjunto ¿Cómo? Porque se ayuda a la víctima, atendiendo sus necesidades, siendo escuchado y sobre todo si ve que alguien aparece como responsable, esto implica que el infractor deberá asumir su responsabilidad y comprometerse a reparar el daño que ocasionó. Sin duda, esta responsabilización va a servir al infractor para no volver a delinquir con lo que también estaremos ayudándole a cambiar y ser alguien nuevo. Y de paso todos nosotros nos sentiremos más seguros porque habrá menos probabilidades de que nos convirtamos en futuras potenciales víctimas, pero además la comunidad va a a funcionar mejor porque volverán a ella, tanto la víctima como el infractor, y sin el estigma de ser considerados como víctimas e infractores, sino ya como personas. Por eso , me resulta indiferente si la Justicia Restaurativa se centra en las víctimas o en los infractores, ya que en un círculo de beneficios mutuos, empecemos por donde queramos, el proceso restaurativo repercutirá positivamente en ambos, o más bien en todos nosotros

Puntos esenciales de la Justicia Restaurativa

Posted: 27 Aug 2016 12:09 AM PDT
En este post quiero recordar algunos pilares o premisas de la justicia restaurativa, que no son sino puntos esenciales para lograr la mejor sanación de la víctima, y de la comunidad y la mejor reintegración de víctima e infractor. En definitiva son elementos esenciales para lograr un mundo sino perfecto, al menos que se asemeja mucho al "ideal". Como soy partidaria de una Justicia Restaurativa en sentido amplio, entiendo que los pilares o más bien las premisas en las que se basa esta justicia son las siguientes: 

1- Daño causado y las necesidades que genera este daño

2- Obligaciones, especialmente la de reparar o compensar este daño

3- Participación de todos los directa e indirectamente implicados.

A estas tres premisas añadiría :

4- Reintegración de la víctima e infractor

5- Y derivado de la participación: buscar el esfuerzo cooperativo de la comunidad y el estado.
Respecto a las tres premisas principales, me gustaría aclarar lo siguiente:

1- La Justicia Restaurativa se centra en el daño sufrido por las víctimas, la comunidad e incluso el posible daño sufrido por el infractor. Por eso es importante valorar el origen y las causas del delito para así generar una “sanación de todos los implicados”.

2- Este daño genera obligaciones. El infractor va a tener una responsabilidad activa, para eso es necesario ayudarlo a que comprenda el hecho, las consecuencias de sus acciones y quiera reparar o compensar el daño. La comunidad tiene una serie de obligaciones también.

3- La Justicia Restaurativa promueve el compromiso y participación de las partes afectadas, víctima, infractor. La comunidad y familiares deben ejercer un rol importante también. Las víctimas deben ser informadas, escuchadas y facilitarse su participación y colaboración durante todo el proceso.

Por eso, una justicia penal con enfoque restaurativo debe atender a las víctimas y sus necesidades, favorecer una asunción de responsabilidad del infractor que le haga querer reparar el daño y necesita una participación de todos, incluidos familiares y allegados (comunidad) para conseguir un efecto sanador más positivo. ( Este texto forma parte de un informe elaborado por mi para la Fundación Terre des Hommes sobre el carácter restaurativo de sus proyectos)

sexta-feira, 26 de agosto de 2016

"El hilo rojo del destino"

Posted: 25 Aug 2016 09:51 PM PDT
Que la Justicia Restaurativa no es algo novedoso sino que está enraizada en las tradiciones y la cultura propia de cada país, y cada zona del mundo, ya la he comentado en muchas ocasiones, es importante reconocer que la Justicia Restaurativa es la justicia del sentido común . Hoy me gustaría recordar una historia de la que he hablado en muchas ocasiones en este blog,  el hilo rojo del destino, en su momento conté cómo esta historia representa el valor de comunidad y de como todos somos importantes para el buen funcionamiento del grupo. Más que nunca en momentos como este, necesitamos creer no tanto en el destino sino en que todos somos parte de una comunidad como es el mundo, a pesar de que algunos, los menos, quieren debilitar los lazos que nos unen, lo cierto es que el lazo existe. De esta manera,todos nuestros actos aunque pensemos que no es así, repercuten de alguna manera en los demás, igual que los que hacen los otros repercuten en nosotros: Los japoneses tienen la creencia de que las personas predestinadas a conocerse se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique. Es invisible y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar, de las circunstancias…El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse. Existen muchas historias relacionadas al respecto pero os he extraído este resumen. 
Se supone que todos estamos interconectados y lo que hacemos afecta a los demás, igual que lo que los demás hacen nos afecta, por eso, es necesario aprender a responsabilizarnos por las conductas que hacemos, ya que al fin y al cabo todo nos acaba repercutiendo de una u otra manera. Podemos pensar que el que hace algo mal, el que comete un delito esta causando un daño a otra persona, a la víctima pero lo cierto es que también daña a los demás miembros de la comunidad, y a si mismo. Porque todos estamos conectados y las malas acciones nos van a afectar siempre de alguna manera, de ahí, que a todos nos interese poder recuperar a los afectados por el delito, que reconecten de nuevo con la sociedad, así sin lugar, a dudas el grupo funcionará mejor, ya que el "hilo se habrá desenredado". 

Es mejor dar la oportunidad de hacer las cosas bien y recuperar a todos, como personas nuevas y productivas que desestabilizar a la comunidad, haciendo que una persona se separe para siempre del grupo (porque el rol de infractor lo va a estigmatizar de por vida) y que la víctima tenga también muchos problemas de volver a la sociedad (porque el rol de víctima va a recaer sobre ella como un pesado lastre y la justicia tradicional la ofrece pocas posibilidades de despojarse de él, y recuperar el control de su vida). Esta justicia fomenta hacer lo correcto, teniendo en cuenta que siempre podemos sacar algo bueno de lo malo que sucedió, incluso si realizamos un proceso restaurativo estando el infractor en prisión, siempre es posible ayudar a que los tocados por el delito reconecten.

Esto no es sino uno de los tres valores de los que ya he hablado mucho, la relación, todos estamos relacionados y la justicia restaurativa ayuda a fortalecer este tejido social, lo que según la leyenda sería este hilo rojo del destino, también favorece la creación de empatía, haría que debemos aprender a no hacer mal a nadie porque tampoco queremos que nadie de nuestro entorno ni nosotros mismos, suframos el mismo o similar daño.Y si de todas maneras cometemos un error y hacemos un mal a alguien, debemos reparar este dolor que hemos causado para no estirar o tensar demasiado este hilo rojo.

Bonito ¿verdad? y para acabar la leyenda más popular y la que se recita en casi todos los hogares japoneses a los niños y jóvenes es esta:

“ Hace mucho tiempo, un emperador se entero de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa que tenia la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mando traer ante su presencia.
Cuando la bruja llegó, el emperador le ordeno que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que seria su esposa; la bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevo hasta un mercado en donde una pobre campesina con una bebe en los brazos ofrecía sus productos.
Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invito a ponerse de pie e hizo que el joven emperador se acercara y le dijo : “Aquí termina tu hilo” , pero al escuchar esto , el emperador enfureció creyendo que era una burla de la bruja , empujo a la campesina que aun llevaba a su pequeña bebe en los brazos y la hizo caer haciendo que la bebe se hiciera una gran herida en la frente , ordeno a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llego el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda y el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entro al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente.
Al levantarle el velo vio por primera vez que este hermoso rostro …. …. …. …. tenía una cicatriz muy peculiar en la frente. “

Livro: "Justiça Restaurativa: horizontes a partir da Resolução CNJ 225"

Acesse o livro, na integra, clique na imagem

quinta-feira, 25 de agosto de 2016

Porque é que é bom pôr criminoso e vítima frente a frente

A associação Confiar-PF, que presta auxílio a reclusos, ex-reclusos e às suas famílias, quer implementar em Portugal o modelo de Justiça Restaurativa, seguido noutros países há mais de 30 anos.


Reclusos sujeitos a modelo de Justiça Restaurativa melhoraram o seu comportamento na prisão

Já tinha sido assaltada nove vezes quando se sentou perante um homem que tinha sido condenado pelo crime de furto. Luísa Barreiro queria deixar de sentir medo de cada vez que entrava em casa ou se encontrava sozinha. Queria também perdoar quem quer que a tivesse assaltado. Por isso, perante aquele homem, acabou por dizer o significado que o ouro furtado tinha para ela. Mais do que o valor, era uma lembrança da mãe. No final, o homem, que já tinha provocado dor idêntica a alguém, acabou por abraçá-la. Houve perdão.
O perdão entre o ofensor e o ofendido é uma boa definição para aquilo que é a Justiça Restaurativa. Um modelo já aplicado há mais de 30 anos em países como os Estados Unidos e que a associação Confiar-PF pretende implementar em Portugal, seja nas cadeias, nas escolas, em centros educativos ou mesmo através dos departamentos de ação social das câmaras municipais. Mas não é a única definição. Mais do que uma vítima perdoar um criminoso, a Justiça Restaurativa procura que o ofensor perceba os efeitos do seu crime na vítima. Porque só assim poderá interiorizar o que fez e melhorar o seu comportamento. Não reincidindo e integrando-se novamente na sociedade.
Esta metodologia é altamente impactante, porque o sentimento de vitimização desaparece. A vítima vê o ponto de vista do ofensor e percebe que o crime não foi cometido diretamente contra ela, foi escolhida casuisticamente”, diz ao Observador o psicólogo forense Jorge Silva.
O psicólogo integra a associação Confiar-PF e é um dos “facilitadores”, assim se chamam estes intermediários, que testou o modelo no ISCSP (Instituto Superior de Ciências Sociais e Políticas) integrado num projeto de Justiça Restaurativa financiado pela União Europeia. No painel estiveram presentes três condenados por crimes como furto, roubo, utilização de arma proibida e tráfico de droga. E, do outro lado, Luísa Barreiro e um casal que já tinham sido vítimas de crimes semelhantes aos praticados por aqueles três homens. Não há correspondência entre ofensor e vítima. “A vítima vê naquele ofensor o espelho do seu ofensor e o ofensor vê através do testemunho da pessoa o que fez à sua vitima”, explica Jorge Silva.
Para Luísa Barreiro, estes encontros, ao longo de um mês e durante hora e meia de cada vez, foram “um processo doloroso”. “É interessante este confronto. Estarmos frente a frente, a vítima a chorar, sensibilizada, e eles estão a olhar para nós. A pensar que nunca lhes passou pela cabeça aquilo que provocam na vítima. Não percebem o valor afetivo daquilo que levaram.”
Da última vez que foi assaltada, a nona vez, Luísa, já aposentada, estava dentro do carro estacionado à espera da filha. Tinha a janela um pouco aberta quando um rapaz lhe deitou a mão ao pescoço e lhe arrancou a “última coisa que tinha”: uma gargantilha em ouro. Quando se refere, emocionada, à última coisa “que tinha”, fala num conjunto de peças em ouro deixadas pela sua mãe e às quais tinha um forte apego emocional. Todas as outras peças foram levadas em assaltos à sua casa. “Sempre que saímos de casa estamos com a preocupação de verificar se a porta foi bem fechada. Mas são pessoas que estudam a situação”, diz.

Reino Unido, primeiro país europeu a aplicar

A primeira cidade europeia da Justiça Restaurativa foi Hull, no Reino Unido. Aqui, onde há uma forte comunidade piscatória e onde os homens saíam para pescar e as mulheres para vender peixe, os filhos ficavam sozinhos. Os mais jovens começaram a dedicar-se à criminalidade. O trabalho que seguiu os princípios da Justiça Restaurativa envolveu a polícia e as escolas e os resultados revelaram-se muito positivos.
O psicólogo Jorge Silva explica que estas sessões começam com uma entrevista inicial a cada um dos elementos, vítima e ofensores. Só depois se colocam frente a frente, quando são promovidos uma série de exercícios que os põem a falar sobre o que fizeram e sobre o que sentiram.
Luísa é uma vítima diferente. Também ela é voluntária da Confiar e faz voluntariado nas prisões. Já apoiou mais de 50 reclusos. Aliás, chegou a ser diretora adjunta de um estabelecimento prisional. Ainda assim, sente-se uma “vítima e bem vítima”. Mesmo percebendo que muitos dos autores dos crimes acabam por cair nas malhas do sistema, porque nunca foram devidamente “reabilitados”.
Senti a diferença das outras vítimas, porque elas não tinham contacto com os reclusos e com a realidade deles. Foi muito positivo, porque eles foram postos numa perspetiva que nunca tinham avaliado. O ofensor nunca pensou que ao assaltar a casa estava a lidar com sentimentos das pessoas. E depois as lágrimas na nossa cara… É uma catarse, estamos de coração aberto. E não é nada fácil. E depois há o abraço no final, como é óbvio. É a tal reconciliação e perdão dos outros”, afirma Luísa.

Reclusos presos mudaram comportamento

A docente de Direito Penal na Faculdade de Direito da Universidade de Lisboa, Sónia Moreira Reis, foi quem coordenou uma experiência semelhante na cadeia do Linhó durante um mês e meio. Já tinha trabalhado este tema naquela cadeia, mas não através da Confiar. Aqui, foram quatro os reclusos e quatro as vítimas que participaram no painel de estudo. Os crimes: dois de violência doméstica, um deles com tentativa de homicídio, e outros dois contra a propriedade.
Também aqui não houve correspondência real entre agressor e vítima. Em comum, têm o crime que um praticou e de que o outro foi vítima. Mas não foi fácil. Um suspeito de violência doméstica é visto no meio prisional como alguém que cometeu um crime tão grave como a pedofilia, por exemplo. Por isso, estes reclusos raramente assumem os seus crimes.

60%

Não há números oficiais sobre a reincidência, mas dados da Direção Geral de Reinserção e Serviços Prisionais apontam para uma taxa de 46% de reclusos que voltam a cometer crimes. O psicólogo forense Jorge Silva acredita que este número atinja os 60% e que uma forma de reduzi-los poderá ser a partir da aplicação do modelo de Justiça Restaurativa, de forma a reinserir o recluso na sociedade civil.
“Ao princípio foi muito difícil eles falarem. Por um lado, tínhamos o medo das vítimas; e, por outro, o medo dos agressores, que receavam ser atacados. Tivemos que trabalhar a confiança e a empatia. Sabíamos o mínimo dos mínimos relativamente aos crimes pelos quais tinham sido condenados, fazia parte das regras não falar pelos ofensores. Eles têm que dizer por viva voz. Foi preciso trabalhar muito para assumir o que fizeram. Foi um trabalho difícil, duro e muito complexo”, explica Sónia Moreira Reis.
Primeiro, foi explicado a cada um dos intervenientes o que era isto da Justiça Restaurativa. Depois, foram feitas entrevistas individuais para os “facilitadores” perceberem se eles estavam preparados. Só depois aconteceu o frente a frente. “Foi muito difícil, foi duríssimo. Todo este processo foi árduo. O papel das vítimas, que nada ganharam do ponto de vista pecuniário, foi fundamental. O que partilharam, a sua experiência pessoal, foi muito marcante para todos”. No fim, foram os próprios reclusos que, num ato simbólico, ofereceram chocolates às vítimas. Todos trocaram contactos e ainda hoje falam.

70%

70% dos filhos de pais que cometeram crimes e que foram presos cometem crimes. Muitas vezes, refere o vice-presidente da associação Confiar, Luís Graça, estas crianças estão ligadas à prática de bullying dos reclusos e ao absentismo escolar. Estes jovens acabam por ter este tipo de comportamentos. Daí a necessidade de trabalhar com eles, usando um modelo de Justiça Restaurativa, por exemplo.
O comportamento destes reclusos na prisão melhorou. E a forma com que as vítimas olham para quem comete um crime também. “O nosso primeiro foco foi o que é a vítima e as suas necessidades, em que pensa, o que sente. Grande parte do trabalho foi focado nisto. A vítima não é quem está preso”, alerta Sónia Moreira Reis. “Tentamos mostrar que, embora a Justiça Restaurativa seja uma forma de justiça que preconiza o diálogo entre agressores e vítimas, pode prevenir o conflito”, acrescenta. Jorge Silva diz que esta forma de justiça pode ser usada para qualquer tipo de crime, exceto os que envolvem violência sexual e infantil. Ainda assim, há países que a aplicam em diversos crimes. Para o psicólogo forense, pode ser “um complemento ou uma ferramenta da justiça”.

Algunas reflexiones personales sobre la misión de los prácticos de la justicia restaurativa

Posted: 24 Aug 2016 11:30 PM PDT
A veces me planteo si nuestro trabajo en justicia restaurativa, debe quedar en esto, en ayudar a las personas que acuden a nosotros o podemos ir un poco más allá, es decir trascender. ¿Por qué digo esto? Porque queramos o no, nuestro trabajo es un constante diálogo con las personas y los colectivos, sobre las diferentes concepciones o más bien percepciones que tenemos sobre la justicia. Y creo que esto también es parte de nuestro trabajo, impulsar este diálogo y esta postura para así lograr que la sociedad, el legislador y el estado se plantee que es posible hacer una verdadera justicia, basada en valores humanos y restaurativos, que fomenten una mejor convivencia. Debemos impulsar una revisión de la justicia para que se acomode a los valores restaurativos. Esto es para mi trascender, diría que se trata de intentar que la justicia restaurativa vaya un poco más allá y se convierta también en transformadora, en el sentido de que transforme o al menos se intente transformar, lo que no funciona, dando otras posibilidades que están demostradas que si funcionan, como las diferentes prácticas restaurativas.
 Sé que somos solo una pequeña pieza, en un mundo muy grande pero pieza a pieza, al final somos muchos los que estamos en esto y hay algo claro, sabemos que esta justicia es una manera más eficaz de resolver el delito y moralmente una forma más completa de abordar la delincuencia y el impacto que ésta genera, para así lograr un mundo más justo, por eso hay que "educar" y convertir a los que tienen el poder de decisión, para que vean el enfoque restaurativo como realmente es.

Pero con esto no quiero decir que obviemos las voces de los que están en contra de la justicia restaurativa, todo lo contrario, creo que se debe escuchar los que creen que castigar es la única opción, ya que solo con el diálogo y un intercambio productivo de argumentos, podemos llegar a una forma ideal de justicia, en la que podamos sentirnos todos integrados. He de reconocer que cuando explico mi postura sobre la justicia, contando algunos parámetros básicos de la justicia restaurativa, todas las víctimas con las que he hablado, algunas reticentes, manifiestan que esta justicia de la que hablo,  si las gusta. El único problema que plantean son cuestiones prácticas como si el infractor va a a querer participar, cómo se podría hacer en la realidad...es decir, plantean aspectos que se solucionan en el momento de la práctica cotidiana y que no tienen mayor importancia. El mayor problema es el legislador y su postura de penas más duras, tienen como resultado más votos. Esto es lo que me preocupa y aquí debemos incidir. Y la labor es bastante complicada, por cuanto aunque muchos gobiernos, ya están hablando de justicia restaurativa, lo hacen de una forma laxa y sobre todo equivocada, es necesario decirles que no se trata de dejar esta justicia para delitos leves, que no es una justicia de segunda clase, si es válida para delitos leves, mucho más para los graves, en los que las víctimas tienen muchas más necesidades, que solo la justicia restaurativa, va a poder abordar de forma más eficaz.  Este es el gran desafío, por eso, hablo de trascender, el desafío es educar a los poderes públicos acerca de cómo la justicia restaurativa es la justicia que siempre debió existir, pero no solo a ellos, sino a los grandes teóricos, operadores jurídicos y algunos profesionales más, que aunque son abanderados de forma teórica de la justicia restaurativa, su forma de promoverla es precisamente como digo, limitándola y coartando sus posibilidades. Estos grupos son los que paradójicamente, cuando se elaboran las leyes son consultados como expertos de "libro" ,que no en la realidad, y por eso es frecuente que tengamos leyes de justicia restaurativa, totalmente alejadas de lo que esta justicia es. Por eso, estos son el grupo que más preocupa para el avance de la justicia restaurativa, personas que gozan de prestigio y que se han unido a la corriente restaurativa, sin conocer la realidad y la amplitud de sus posibilidades. Al fin y al cabo el ciudadano de a pie, va a estar a favor de todo lo que le ayude y le de la oportunidad de recuperarse tras el delito. ¿Cómo trascender y abrir un diálogo para mejorar la justicia, trayendo la restaurativa como algo normal y no como la alternativa?

La pregunta no es fácil, pero estoy convencida que debemos seguir haciendo nuestro trabajo y mostrando nuestros resultados a la opinión pública, es hora de quizá ser algo "pesados", llamando la atención del legislador, para que vea que los prácticos en justicia restaurativa debemos estar ahí ,en el debate sobre la justicia. Además debemos hacerlos saber que el ciudadano mejora su concepción sobre la justicia, cuando es ofrecido a participar en un proceso restaurativo, lo cual se va a traducir ,en una mejor satisfacción con el político.

Algunas posibilidades cuando el encuentro directo no es posible

Siempre he pensado que siguiendo los valores y principios básicos de la Justicia Restaurativa, podemos ser restaurativos y ayudar a víctimas e infractores, aún cuando no sea posible un encuentro entre ambos. Creo que ante situaciones imperfectas podemos ser restaurativos sino totalmente al menos si parcialmente. Por eso siempre intento encontrar qué pautas, valores y principios básicos de la justicia restaurativa quiero seguir en las prácticas restaurativas que lleve a cabo.Claramente vivimos en un mundo ideal y esto no son matemáticas, tratamos con sentimientos y dolor que puede hacer que las personas cambien de idea o no quieran tomar parte de forma directa en un encuentro restaurativo. Pero y si una víctima no quiere encontrarse cara a cara con el infractor pero si quiere saber de él y exponerlo sus preguntas. ¿La abandonamos a su suerte o nos ponemos creativos? Por supuesto que hay muchas otras posibilidades sino ideales, si factibles e igualmente útiles y eficaces para ayudar a sanar a las víctimas y los infractores. 
Por ejemplo y si el infractor aunque la víctima no quiere reunirse con él, desea redactar una carta pidiéndola disculpas y reconocer el daño, pues sería no solo posible sino interesante. También podría grabarse un vídeo, o incluso utilizar a una persona de confianza de la víctima, en este encuentro, la persona subrogada, actuará representando a la víctima, y para transmitir al infractor el impacto que el delito ha tenido.

Volviendo a la carta, en muchas ocasiones me han planteado dudas acerca de cómo debería ser y qué extremos serían convenientes que se incluyeran, en esta entrada de hoy quiero destacar algunos aspectos:

¿Como debería ser la carta?

Sin duda, escrita por el infractor de puño y letra

Si el infractor tiene dificultades para hablar, leer o escribir, el facilitador puede ayudarlo pero las palabras deben surgir del infractor

Si el infractor tiene dificultades para pensar en qué manera la víctima se ha sentido afectada y dañada, pregutarlo ¿qué crees que la víctima diría si estuviera sentada aquí?

La versión final siempre debe estar escrita a mano, como he dicho, para se vea más personal

¿Qué incluir?

Algunas de las siguientes cuestiones pueden ser de utilidad.

¿Qué ocurrió y por qué? sin poner excusas

Reconocer los sentimientos de las víctimas

Reconocer el daño causado

Si el infractor está tomando medidas para no repetir el delito ( por ejemplo tratamiento de desintoxicación) dejárselo saber a la víctima pues para ésta puede ser sanador y liberador y recuperará así cierto sentimiento de normalidad y seguridad. Como he comentado en más de una ocasión, una de las necesidades básicas de las víctimas es que el infractor se responsabilice del daño pero también se comprometa a no volver a hacerlo y saber que está tomando medidas para evitar la reiteración del delito, supone por tanto, un cierto alivio en la víctima, además la comunidad también va a sentir esto, ya que habrá menos probabilidades de que alguno de sus miembros, se conviertan en futuras potenciales víctimas.

 Justicia Restaurativa por Virginia DomingoPosted: 24 Aug 2016 12:33 AM PDT.

quarta-feira, 24 de agosto de 2016

Lançado livro que retrata práticas de Justiça Restaurativa no país

Ministro Ricardo Lewandowski, Presidente do CNJFoto: Luiz Silveira/Agência CNJ
O Conselho Nacional de Justiça (CNJ) lançou, nesta terça-feira (23/8), na ocasião da 236ª Sessão Plenária, o livro “Justiça Restaurativa - horizontes a partir da Resolução CNJ 225”, que reúne práticas já em andamento no país. A Resolução 225/2016 do CNJ, que contém diretrizes para implementação e difusão da prática da justiça restaurativa no Poder Judiciário, é resultado de minuta desenvolvida, desde agosto do ano passado, pelo grupo de trabalho instituído pelo presidente do CNJ e do Supremo Tribunal Federal (STF), ministro Ricardo Lewandowski, por meio da Portaria n. 74/2015.
Em funcionamento há pelo menos dez anos no país, a Justiça Restaurativa permite o encontro físico entre vítima, agressor, suas famílias, a comunidade e demais envolvidos no caso, utilizando-se de técnicas autocompositivas de solução de conflitos. Para o ministro Lewandowski, a Justiça Restaurativa destaca-se ao introduzir uma nova perspectiva para a solução de conflitos, que prima pela inovação e sensibilidade, na medida em que procura ouvir as queixas das vítimas, os motivos dos ofensores, promovendo uma aproximação entre ambos, suas famílias e a comunidade em que vivem. “Por meio dessa metodologia, o magistrado, antes de solucionar unilateralmente o litígio, procura alcançar o consenso, reconstruir relações e recompor os danos emergentes”, disse o ministro Lewandowski.
O livro foi coordenado pelo secretário-geral do CNJ, Fabrício Bittencourt da Cruz, com o objetivo de apresentar a Justiça Restaurativa a partir de uma concepção ampla, em todo o seu potencial transformador social. A obra apresenta também o trabalho de implementação e difusão da prática desenvolvido pela Coordenadoria da Infância e da Juventude do Tribunal de Justiça do Estado de São Paulo.
Escuta ativa – De acordo com o ministro Lewandowski, uma vez aberto o diálogo, o ofensor tem a oportunidade de falar sobre as razões que o levaram a praticar o ato ilícito e a vítima poderá revelar as angústias e os prejuízos que isso lhe causou, expondo os dois, abertamente, os sentimentos que nutrem um em relação ao outro. “A partir da chamada “escuta ativa” das partes, busca se fazer com que compreendam melhor as respectivas responsabilidades apontando os caminhos ou a convivência pacífica”, disse o presidente do CNJ.
Prioridade de gestão – O ministro Lewandowski lembrou que a Justiça Restaurativa integra oficialmente a agenda do judiciário, desde agosto de 2014. “Contribuir para o desenvolvimento dessa Justiça foi uma das prioridades da gestão do CNJ no biênio 2015/2016, passando a integrar o planejamento de longo prazo do órgão, condicionando a formulação das metas nacionais e a estratégia nacional do Poder Judiciário de 2015 a 2020”, disse o ministro Lewandowski. Na opinião dele, trata-se de um novo modo de encarar a Justiça que vem se somar às audiências de custódia, à conciliação, à mediação e à arbitragem que são metodologias que procuram substituir a cultura da conflitualidade por uma cultura de paz e harmonia.

Juiz propõe criar grupo de estudo para ‘Justiça Restaurativa’

Continue lendo: http://liberal.com.br/cidades/americana/juiz-propoe-criar-grupo-de-estudo-para-justica-restaurativa-425183/ - Sede por notícias? Assine O Liberal. Também estamos no Facebook, siga: /GrupoliberalContinue lendo: http://liberal.com.br/cidades/americana/juiz-propoe-criar-grupo-de-estudo-para-justica-restaurativa-425183/ - Sede por notícias? Assine O Liberal. Também estamos no Facebook, siga: /GrupoliberalContinue lendo: http://liberal.com.br/cidades/americana/juiz-propoe-criar-grupo-de-estudo-para-justica-restaurativa-425183/ - Sede por notícias? Assine O Liberal. Também estamos no Facebook, siga: /Continue lendo: http://liberal.com.br/cidades/americana/juiz-propoe-criar-grupo-de-estudo-para-justica-restaurativa-425183/ - Sede por notícias? Assine O Liberal. Também estamos no Facebook, siga: /Grupoliberal

Instituído Comitê Gestor para implementar a Justiça Restaurativa no país

Divulgação/CNJ
O Conselho Nacional de Justiça (CNJ) publicou, na última sexta-feira (19/8), a Portaria n. 91, que instituiu o Comitê Gestor da Justiça Restaurativa para, entre outras atribuições, promover a implementação da respectiva política, organizar programa de incentivo, acompanhar projetos, monitorar, avaliar e divulgar os resultados alcançados pelo Tribunais de Justiça de todo o país. A prática é uma das prioridades do CNJ e consta entre as metas para cumprimento da Estratégia Nacional do Poder Judiciário 2015-2020.
Em funcionamento há pelo menos dez anos no país, a Justiça Restaurativa permite o encontro físico entre vítima, agressor, suas famílias, a comunidade e demais envolvidos no caso, utilizando-se de técnicas autocompositivas de solução de conflitos. Ela pode ser utilizada em qualquer etapa do processo criminal, ou ainda antes que o conflito seja ajuizado, de forma preventiva. O método está baseado em uma perspectiva de solução de conflitos que prima pela criatividade e sensibilidade na escuta das vítimas e dos ofensores.
O comitê gestor é composto por oito membros e está sob coordenação do conselheiro Bruno Ronchetti. Participam do grupo os conselheiros Carlos Eduardo Oliveira Dias, como vice-coordenador, e Daldice Maria Santana de Almeida, futura presidente da Comissão de Acesso à Justiça e Cidadania. Integram ainda o comitê quatro juízes com larga experiência no tema e que participaram do grupo de trabalho responsável pela elaboração da minuta de ato normativo que deu origem à Resolução n. 225/2016 do CNJ, que instituiu a Política Nacional de Justiça Restaurativa no âmbito do Poder Judiciário. São os juízes Egberto de Almeida Penido e Marcelo Nalesso Salmaso, ambos do Tribunal de Justiça do Estado de São Paulo; Leoberto Brancher, do Tribunal de Justiça do Rio Grande do Sul; e Laryssa Angélica Copack Muniz, do Tribunal de Justiça do Estado do Paraná. Completa o grupo um juiz auxiliar da presidência do CNJ.
Entre as elevadas atribuições do grupo, destaca-se o importante papel de definir conteúdo programático para os cursos de capacitação, treinamento e aperfeiçoamento de facilitadores, além de elaborar plano disciplinar básico para a formação em Justiça Restaurativa junto às Escolas Judiciais e Escolas da Magistratura.
Paula Andrade
Agência CNJ de Notícias. 23/08/2016.

Justiça restaurativa prioriza vítimas de violência doméstica no RS

 Sul. Crédito: Gustavo Monteiro Chagas/TJRS.
Justiça Restaurativa atende vítimas de violência doméstica no Rio Grande do SulFoto: Gustavo Monteiro Chagas/TJRS
A reunião mensal do Núcleo de Estudos em Justiça Restaurativa da Escola Superior de Magistratura teve um tema especial: a Semana da Justiça pela Paz em Casa. Reunidos em Porto Alegre (RS), magistrados, advogados, assistentes sociais, servidores do Judiciário e de entidades públicas ligadas ao tema assistiram apresentação das práticas adotadas no âmbito da violência doméstica e familiar nas Unidades de Referência em Justiça Restaurativa (Unir) do Programa JR21.
A primeira equipe a apresentar o trabalho foi a da juíza Andrea Hoch Cenne, titular do Juizado da Violência Doméstica de Novo Hamburgo. A magistrada esteve acompanhada das servidoras e das voluntárias que trabalham desde 2015 nos círculos de fortalecimento com as vítimas que têm medidas protetivas na comarca. Segundo a equipe, os resultados são positivos. "Nós incentivamos essas mulheres a redescobrirem suas virtudes e valores. Nesse tempo, nenhuma delas voltou a registrar ocorrência de violência", comemorou a magistrada.
Em seguida, foi a vez de a equipe do 1º Juizado da Violência Doméstica e Familiar Contra a Mulher de Porto Alegre fazer apresentação de casos. Sob a liderança da juíza Madgéli Frantz Machado, o grupo que atende vítimas na capital falou das experiências vividas dentro do foro. O trabalho, um dos primeiros do país, é referência para outros estados. A magistrada reforçou a importância da atuação em rede, com várias instituições trabalhando para o mesmo fim: a construção da paz.
O juiz Leoberto Narciso Brancher, coordenador estadual do Programa Justiça Restaurativa para o Século 21 no Rio Grande do Sul, participou da abertura da reunião e lembrou os 12 anos de trabalho do núcleo de estudos. "Nesse tempo, conseguimos a ruptura do preconceito e do mito da impossibilidade do diálogo para resolver um conflito", afirmou o magistrado. Para ele, o modelo de justiça gaúcho, reforçado pela Lei Maria da Penha, tem gerado soluções, "mas ainda há muito trabalho pela frente".
Em São Leopoldo, a juíza Michele Scherer Becker coordena o planejamento para implantar na comarca uma Unidade de Referência em Justiça Restaurativa do Programa JR21. Os primeiros facilitadores devem começar a fazer o curso de formação ainda neste ano.
Em 2015, foram implantadas 12 unidades de referência em justiça restaurativa. A previsão é de que até dezembro de 2016 mais oito unidades sejam criadas. Dessa forma, o Judiciário gaúcho cumpre antecipadamente as metas definidas pelo CNJ por meio da Resolução 225, de 31 de maio de 2016, que instituiu a Política Nacional de Justiça Restaurativa no Judiciário brasileiro.
Fonte: TJRS. 22/08/2016.

La Justicia Restaurativa, no es la "otra"

Posted: 22 Aug 2016 11:58 PM PDT
Vivimos en un mundo muy polarizado, tal parece que nos obligan continuamente a elegir. Este es el caso de la justicia, nos volvemos radicales incluso los que somos restaurativos y tal parece que todo debe ser o blanco o negro. Pero realmente no es tan fácil y mucho menos, si hablamos de sufrimiento, de dolor, daños...y en general de todo lo que tenga que ver con la justicia.Veo que nosotros mismos, los que somos pro justicia restaurativa, a veces, nos obsesionamos, sabemos que la justicia restaurativa es beneficiosa pero quizá denostamos mucho, a los que no ven lo mismo que vemos nosotros. No es peor una persona que no ve los beneficios, en un primer momento de la justicia restaurativa, ya que realmente hasta que no se es víctima o infractor, no nos planteamos que es lo que queremos, solo suponemos que es lo querríamos, si estuviéramos en el lugar de una víctima, pero lo cierto que solo pasando por ello, se puede saber, realmente como reaccionaríamos.Y todo esto lo digo porque parece que ante la justicia, ante el daño sufrido, solo tenemos dos opciones: la justicia tradicional o la restaurativa ¿por qué tenemos siempre que optar y elegir? 
Yo no creo que ante la justicia haya dos opciones: retributiva o restaurativa, creo que ambas forman parte de un continuum, dentro del camino de la víctima hacia su recuperación tras el delito. Y las víctimas pasan por necesitar ambas en algún momento de este camino.Tampoco creo que las personas que sufren el delito tengan la necesidad de dañar al que les ha dañado, al menos estoy convencida que en la mayoría de los casos esto no es así. Solemos pensar que somos punitivos por naturaleza, nos "venden" que es lo que queremos, penas más duras, sin embargo, esto es lo que nos quieren hacer creer porque entre otras cosas, es la única opción que nos dan tras el delito. "Usted no se preocupe que si sufre un delito, al infractor le van a castigar de forma ejemplarizante". Y esto puede dejarnos tranquilos, un tiempo,  a los que nunca hemos sido víctimas, pensamos: qué alivio al menos durante la condena, este infractor no podrá hacernos daño porque irá a la cárcel. Sin embargo, esta idea de bienestar y de tranquilidad porque el infractor va a recibir un daño similar al causado pasa pronto, porque realmente en nuestra esencia no está el ser punitivos. 
Quién no ha oído decir a una víctima : quiero que sufra lo que yo he sufrido....en estos casos, la víctima no quiere dañar al infractor, no quiere venganza, simplemente está reclamando empatía quiere que el infractor se ponga en su lugar, y sienta lo que ella ha pasado. Esto no es ser punitivo, las víctimas en su gran mayoría están reclamando que el infractor se responsabilice de lo que ha hecho, y para eso es necesario que entienda el impacto que su delito ha tenido. Esto es lo que en mi experiencia, reclaman como algo urgente, la mayoría de las víctimas, y que poco o nada tiene que ver con querer dañar al infractor. Esto lo consigue la justicia restaurativa y muy poquitas veces la justicia tradicional. Entonces, llegados a este punto qué es mejor, creo que debemos dejar que fluyan los sentimientos, la justicia tradicional vació de sentimientos el tratamiento del delito pero existen, por eso, puede ser lógico y normal que en un primer momento la víctima tenga sentimientos de ira, de querer vengarse...pero esto es al inicio, poco a poco estos sentimientos se van a ir transformando y van a querer encontrar respuestas a sus preguntas, es ahí, cuando la justicia restaurativa debe ser ofrecida. Como decía en el post de ayer, a una víctima se la debe ofrecer varias veces la justicia restaurativa. Sin embargo aspiro a que un día, el proceso penal tradicional directamente sea restaurativo, y contemplando el derecho de la víctima a no querer participar en un proceso restaurativo, lo normal sea la justicia restaurativa porque realmente, esta justicia es la que aborda las necesidades de las víctimas de una mejor manera. Eso sí, siempre habría opción para el proceso tradicional para las que no quisieran la restaurativa.  Estoy convencida que no hay dos justicias, no hay dos alternativas, no hay blanco o negro, y no podemos "condenar" a una víctima que al principio no quiere la justicia restaurativa, a seguir por la justicia tradicional, ya que en algún momento sus necesidades, van a hacerla repensar qué es lo que quiere. Creo que la justicia restaurativa no es la otra justicia, sino que es la justicia que nos merecemos y la justicia que teníamos, antes de que primara el estado por encima de la comunidad. Y la justicia tradicional con un enfoque restaurativo, debería quedar para aquellos casos en los que el infractor o la víctima no ha querido participar. Y aún así creo que siempre deberían tener la posibilidad de repensar y acceder a un proceso restaurativo, nunca debe ser tarde para que una víctima o infractor puede acceder a la justicia restaurativa. De ahí, que no se deba limitar los plazos para esta opción. Para que esto se consiga, debemos dejar de maltratar la justicia restaurativa, no es la otra, sino que es la verdadera, y sobre todo también tenemos que hacer examen de conciencia, y no denostar a aquellas personas que de primeras no vean algo positivo a la justicia restaurativa. Para eso estamos, no para convencer sino para con nuestro trabajo, demostrar qué la justicia restaurativa es la justicia que todos los seres humanos deseamos.

segunda-feira, 22 de agosto de 2016

¿Cuándo contactar con la víctima?

Posted: 21 Aug 2016 11:22 PM PDT
Una de las cosas que me parecían más complicadas era cómo conectar con las personas para que accedieran a participar en la primera reunión de Justicia Restaurativa, me explico, el primer contacto bien por carta o por teléfono es un tanto extraño por cuanto a pesar de llevar años con el servicio de mediación penal, muchas víctimas no saben que existimos y el ofrecimiento de participar en un proceso restaurativo, les resulta algo demasiado novedoso.Una primera pregunta sería ¿qué momento es el más idóneo para llamar a víctima e infractor? si el delito está muy reciente es muy probable que la primera reacción de la víctima sea negarse en rotundo, sin embargo el paso de los días suele cambiar su forma de pensar, una vez que los sentimientos de ira, humillación y venganza van disminuyendo. Y otra cuestión sería ¿que decir en el primer contacto? La experiencia me ha demostrado que se debe contar lo esencial para que las víctimas y los infractores vengan a la reunión preliminar porque el teléfono es muy frío, hay que evitar describir el proceso totalmente, es algo muy amplio y puede no comprenderse si se explica en pocos minutos. En todo caso el motivo de la llamada, es concertar una reunión para discutir las consecuencias del hecho y su implicación para el futuro. 
No somos comerciales ni estamos intentando vender nada, solo somos facilitadores para que puedan obtener una justicia más satisfactoria, por eso en ocasiones hay que dejar pensar y reflexionar.
De ahí, que me oponga radicalmente a la práctica frecuente de poner un límite temporal a los procesos restaurativos, ¿y si la víctima necesita tiempo para pensar lo que quiere? o ¿y si al principio las partes se niegan en rotundo y una vez que están dentro del proceso tradicional de justicia, se dan cuenta de que quieren algo diferente? Cada persona es diferente a otra y por eso cada víctima e infractor son distintos. Tratamos con personas y sentimientos y esto hace que debamos de ser muy flexibles y estar atentos a las necesidades de cada uno de ellos. La Justicia Restaurativa para mi, no es la panacea pero si ha venido a cubrir las carencias de la actual Justicia y una de ellas es precisamente la falta de humanidad. El proceso es rígido y burocrático y con plazos legales muy tasados, esto deshumaniza al delito y nos hace olvidar que tras él, hay seres humanos que sufren, no un número de expediente. Por eso si verdaderamente queremos ser restaurativos, debemos eliminar los protocolos rápidos, como por ejemplo: tanto tiempo para que la víctima acepte participar sino, ya no será posible. 

Para una víctima, puede ser sencillo decidirse pero otra puede necesitar mucho más tiempo, ya que la dinámica del trauma es diferente en cada una de ellas, deberíamos ser capaces de estar allí cuando nos necesiten, no me puedo imaginar decir a una víctima, lo siento ya no puede participar porque ha pasado el plazo, ¿el plazo de qué? Ella es la afectada no el estado, ni el juzgado....debemos darlas tiempo para decidirlo y por eso, si en la fase de instrucción no ha sido posible, no se debería descartar incluso cuando el infractor haya sido condenado y esté en prisión. Lo importante sin duda, es llegar cuando lo necesitan los "tocados por el delito", no cuando el estado o el juzgado lo dice. Una vez más no deberíamos caer en el error de retributizar la justicia restaurativa porque para convertirla en más de lo mismo, para eso, ya tenemos nuestra actual justicia retributiva.

Por eso, es muy importante y esencial la labor de promoción y de dar a conocer qué es la Justicia restaurativa y cómo puede ayudar no sólo al infractor y a la víctima sino también a la sociedad en general. Y en esto, flaco favor, nos hacen noticias que una y otra vez la venden como una forma de evitar el juicio o agilizar el juzgado, porque simplemente es una forma de hacer justicia más humana y sanadora, y al servicio de los realmente protagonistas, los afectados. En casos de delitos más graves, obviamente hay que valorar los riesgos para realizar prácticas restaurativas seguras. Pero estoy convencida que a las víctimas, hay que ofrecerlas varias veces la justicia restaurativa porque no podemos estar seguros cuando pueden realmente estar preparadas para valorar esta opción, precisamente porque como he dicho, cada persona somos diferentes las unas de las otras. Incluso, aunque el infractor, luego no quiera participar, el hecho de darla la oportunidad a la víctima de elegir, es una forma de empoderarla y de que se sienta escuchada, respetada y sobre todo sienta que es importante para la justicia.

Justiça Restaurativa: Marco Teórico, Experiências Brasileiras, Propostas e Direitos Humanos

...

...